martes, 4 de diciembre de 2012

LA CRÍTICA: Holy Motors

Los mil rostros de la belleza
Grotesca, digna, dantesca, absorbente, fea, fascinante, irregular, fantástica, rara,… Este vaivén de calificativos, y los que no están en la lista, servirían para describir perfectamente la última obra de Leos Carax, un director tan inclasificable que aborda en “Holy Motors” su mayor desafío cinematográfico: el de un cineasta que, tras una larga ausencia, sabe que tiene el poder de decir y hacer lo que le venga en gana.

Carax vuelve a transitar por esos cruces de identidades que tan buenos resultados le dio en las magníficas “Mala sangre” y “Los amantes de Pont-Neuf” y ofrece un desconcertante relato de amor al cine y a la actuación en sí misma, reflejada en ese Oscar que recorre las calles de un París excelsamente fotografiado por Yves Cape y Caroline Champetier a bordo de esa limusina que hace las veces de camerino y vehículo conductor hacia su siguiente identidad. Carax expone a su protagonista ante un mundo que es, a la vez, escenario y teatro de cada uno de los personajes que asimila: desde un banquero hasta un modelo de stop motion, pasando por una extraña y desagradable bestia subterránea cautivada por la belleza de una modelo.

.
No intenten entender “Holy Motors”, sacarla de su contexto fantástico. Es inútil. Lo que Carax propone es una sucesión de sketches sin relación alguna, inconexos, donde aborda todos los géneros cinematográficos inimaginables –incluyendo una escena protagonizada por una sorprendente Kylie Minogue y un entreacto musical de altura- y en los que su actor, un entregadísimo y soberbio Denis Lavant, se enfrenta a todos los registros interpretativos posibles. Lo importante es dejarse llevar por una experiencia sensorial como no se ha visto en mucho tiempo, no apta para todos los públicos y a la altura del cine de los mejores Lynch y Kubrick, y posible heredero directo de la Nouvelle vague.


En plena época de la vacuidad argumental, del progreso técnico y digital y del cine entendido como una mera fábrica de ganar premios y millones, Carax asesta una dura bofetada a un público dormido por estar viendo siempre las mismas imágenes en pantalla ofreciendo algo distinto, una obra que se salta todos los convencionalismos y que muta, se reinventa cada vez que Oscar sale de su coche asumiendo un nuevo rol. Para ello, recurre a una estética bellísima pero recorrida por un feísmo casi molesto, abre y cierra cada nueva historia de una manera exagerada, inesperada, desafiante. Y esto puede hacerle ganar el rechazo de muchos de los que la vean.


Para los que no la rechacen quedará una película formalmente exquisita, sincera en sus intenciones, tan exagerada que corre el riesgo de caer más de una vez en el ridículo, pero un ridículo coherente con el conjunto. A excepción de un plano final digno de los Monty Python  que quizá podría haberse ahorrado. Pero es lo que intenta este film, plantear todo un reto para el espectador que se atreva a ver los mil rostros que tiene el cine entendido como una de las más bellas artes.

A favor: Denis Lavant, todo un prodigio interpretativo, y el desafío que propone Carax al espectador dormido
En contra: el plano final, donde ya supera el ridículo y cae en la burla al mismo espectador

Calificación: ****

6 comentarios:

Emilio Luna dijo...

Estupenda crítica Gerardo. Ves, tenías que dejarte convencer nada más. Si que es cierto que la película de Carax busca no dejar indiferente a nadie y utiliza todos los recursos narrativos y no narrativos posibles pero a pesar de algunos deslices es un espectáculo difícil de olvidar. Se queda anclada en la memoria. De lo mejorcito de este año.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

La verdad es que la pelicula es una mierda sin fisuras y el plano final es consecuente con el resto. No ha narrativa lo mejor los monos.

El Cinéfago dijo...

Cuestión de gustos. Donde tú tivste una mierda sin fisuras, yo vi caca deluxe.

Anónimo dijo...

Pelicula completamente absurda, mini historias ridiculas sin conexión alguna .No llega al espectador, no hay continuidad narrativa.

Anónimo dijo...

Por que no entender las películas con el hemisferio derecho, seguro tu no lo tienes.

El Cinéfago dijo...

No sé si tu comentario va hacia el anterior anónimo o hacia mí, pero vaya hacia quien vaya, está fuera de lugar. No caigamos en ese tipo de descalificativos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...