lunes, 20 de agosto de 2012

Tony Scott (1944-2012)

Lo reconozco. Nunca fui un especial fan de Tony Scott. Siempre fui muy crítico con muchos de sus filmes por su estética videoclipera y su nervioso sentido del montaje, siempre influenciado por el señor Jerry Bruckheimer. Pero lo curioso es que, una vez me he enterado de su muerte, que ha pillado a todos por sorpresa, me ha invadido un extraño sentimiento, como el de una persona a la que no conocías de nada pero que sentías familiar.

Tony Scott nos ha dejado a los 68 años de edad, y no precisamente víctima de los achaques de la edad. El realizador ha saltado desde un puente en California, según informan varios testigos, y posteriormente se ha encontrado una nota de suicidio en su coche, aparcado cerca del lugar de los hechos, según ha informado The Torrance Daily Breeze.

Scott comenzó su carrera protagonizando el cortometraje de su hermano Ridley, “Boy and Bicycle”, en 1965, para pasar a la realización a finales de los 60 en televisión y cortometrajes. Con muy pocos trabajos a sus espaldas, debutó en 1983 con “El ansia”, duramente atacada por la crítica y el público. Con una amplia trayectoria en el campo de la publicidad, su gran momento llegaría con su siguiente largometraje, “Top Gun”, todo un clásico de los 80 que catapultó a la fama a su protagonista, Tom Cruise. Un arrollador éxito de taquilla que abriría a Scott las puertas de Hollywood definitivamente, desde entonces de la mano de su compañero Jerry Burckheimer.

Juntos darían pie a una serie de títulos, algunos más exitosos que otros, donde el ritmo frenético y la violencia iban siempre de la mano. Fue autor de la oscura y violenta secuela de “Superdetective en Hollywood”, del thriller “Venganza (Revenge)”, de la malograda “Días de tueno”, de nuevo con Cruise, de la ya cinta de culto “El último boy scout” y de uno de los mejores trabajos de su carrera, “Amor a quemarropa”, con guión de Quentin Tarantino.


Siempre acompañado de su eterna gorra roja, seguiría en la dirección con algunas cintas recomendables, siempre con un marcado aroma a videoclip, como “Spy Game”, “Enemigo público” o “Domino”, y se alió durante su carrera con algunas de las estrellas más taquilleras del star system, como Denzel Washington, a quien convertiría en uno de sus actores fetiche, trabajando juntos en “Marea Roja”, “El fuego de la venganza”, “Asalto al tren Pelham 123”, “Déjà vu” o “Imparable”, su última película en 2010.


Fue también productor en cine y televisión, surgiendo así “RKO 281”, la adaptación al cine de “El equipo A”, las series “Numb3rs”, “Los pilares de la Tierra” o “The Good Wife”, y las recientes “Infierno blanco (The Grey)” y “Prometheus”, muchas de ellas influenciadas por su sello personal y producidas bajo la compañía que llevaba con su hermano, Scott Free.

Una carrera meteórica de apenas 25 trabajos de dirección y medio centenar en producción, abalada con un BAFTA honorífico, un Emmy y un premio del Festival de Cine de Sitges por su corto “One of the Missing”, así como nominaciones en el Festival de San Sebastián o los premios PGA de los productores, confirman la trayectoria de un cineasta que puede que no gustara a muchos –otros le adoran, todo lo hay que decirlo, y no son pocos-, pero que nos sirvió algunos de los momentos más trepidantes y cargados de adrenalina del séptimo arte. Descanse en paz.

De regalo, ahí va un vídeo con sus mejores películas, que en realidad son todas.

4 comentarios:

Nanduco dijo...

Hasta siempre, Tony... http://nandocortos.blogspot.com.es/2012/08/tony-scott.html

Laurita Whitman dijo...

"El Ansia" fue una de esas pelis extrañas que vi en la adolescencia y me gustaron por lo que me hicieron sentir. Al margen de esa peli, conozco casi todas las demás que nombras. Sin saberlo yo, este director formabaparte de los recuerdos de mi vida.

El Cinéfago dijo...

El ansia es un film de culto, y como muchos filmes de culto, la crítica la vapuleó. Has dado en el clavo Laurita, será por eso por lo que me afectó su muerte, por formar parte de mi vida.

Gran entrada Nanduco!

Ronnie83 dijo...

Una muy lastimosa pérdida la de Tony Scott. De su obra, me gustan la mayoría de las películas que realizó y en todas ellas se notaba su estilo y su huella. La mejor para mi gusto sin duda True Romance.

Extrañaremos a Tony, aunque queda su legado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...