miércoles, 3 de septiembre de 2014

En paz descanse... Daniel Dicenta (1937-2014)

Nieto de Joaquín Dicenta, hijo de Manuel Dicenta, padre de Natalia Dicenta, marido de Lola Herrera. Por las venas de Daniel Dicenta no corría sangre, sino talento para la interpretación. Un actor de enorme presencia, aunque no apareciese físicamente en pantalla. Puso voz a Robert Englund, Ned Beatty, a Peter Stormare en “Fargo” o a Bruce McGill en “MacGyver”, así como en series de animación como “D’Artacan y los tres mosqueperros”. Y en teatro, donde inició su carrera, cosechó excelentes críticas y éxitos desde los años 60.

Y aunque debutó en cine antes que en la televisión con “La verbena de la paloma”, fue en este último medio donde desarrolló otra parte importante de su carrera. Se convirtió en un rostro habitual de la pequeña pantalla al pasearse por “Estudio 3”, “Novela”, “Historias para no dormir”, “Primera Fila”, “Estudio 1” o “Turno de oficio”, y en cine pudimos verle en “Fortunata y Jacinta”, “El pájaro de la felicidad” o en la magistral “El crimen de Cuenca”, una de las mejores películas de la historia del cine español en mi opinión, y la cinta gracias a la cual conocí a este gran actor.

Desde 1997 se encontraba retirado de la interpretación, y a partir de entonces se dedicó al teatro y el doblaje. Más de un centenar de trabajos entre cine, doblaje, televisión y teatro alaban la trayectoria de uno de los grandes del cine español, que nos dejaba ayer en Madrid a los 76 años de edad. Una voz y una presencia inconfundibles. Descanse en paz, maestro.

2 comentarios:

Sara dijo...

acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho sus contenidos. Me encanta el cine por lo tanto creo que aquí puedo pasar buenos ratos, te sigo para no perderme nada.
Respecto a tu entrada me parece un excelente homenaje.
Un saludo :)

El Cinéfago dijo...

Muchísimas gracias Sara. Tu blog está muy bien eh!! Habrá que pasarse por allí a menudo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...