lunes, 22 de abril de 2013

13 películas que odié en su momento... y que ahora tienen cierto encanto

Hay películas que no soportas en un principio, pero que con los sucesivos visionados se vuelven casi imprescindibles. La siguiente lista, personal e intransferible, va dedicada a todas esas películas que aborrecí durante su primer visionado, pero que han acabado gustándome con el paso de los años. Sé que hay decisiones polémicas, pero lo siento. Era joven y no sabía lo que hacía. Aviso, los últimos puestos, por orden alfabético, pueden generar polémica.

A.I. Inteligencia Artificial
Tiene tantos cambios de ritmo, de temática, de estética… que es imposible no desconectar de ella. De la luminosidad y magia spilbergiana de su primer tramo pasamos a un pasaje mucho más oscuro y death metal, continuamos con un canto a la esperanza, y finalizamos con uno de los epílogos más prolongados de los últimos años –sí, más que el de “El retorno del rey”-. Por si fuera poco, Spielberg pretendía con ella retomar un proyecto inacabado de Kubrick, por lo que las expectativas eran enormes. La magia del rey Midas acabó haciendo el resto: con los años, se ha convertido en una bellísima película. Sólo hace falta darle una oportunidad.

El guateque
¿Se suponía que tenía que reírme? Con apenas 12 años no le vi la gracia, incluso recuerdo haberme quedado dormido. No sabía el sacrilegio que cometía, ya que hablamos de dos titanes de la comedia como Blake Edwards y Peter Sellers. Hoy en día, cuando la pongo, sigo echándome unas risas con ella. Lo dicho, era joven e inexperto…


El último gran héroe
Malas críticas, mala taquilla… a mediados de los 90, con “Terminator 2” aún fresca y con la inminente “Mentiras arriesgadas” a punto de barrer en salas, estos dos conceptos no solían llevarse la contraria mutuamente en la carrera de Schwarzenegger. Vale, excluyamos sus escarceos en la comedia, género en el que a mí al menos me hace bastante gracia. Yo tampoco entendí “El último gran héroe” en su momento, pero vista actualmente y entendida como una parodia del mismo cine de acción marca Chuache, lo cierto es que tiene su atractivo. O yo al menos le veo las intenciones, y disfruto con ellas.

Hook
Otro Spielberg a la lista fue este frustrado intento de recuperar un Peter Pan crecidito y la magia de la aventura del clásico de James Matthew Barrie. El público y la crítica le dieron la espalda, y hoy en día pocos se atreven a decir que se diviertan con ella. Pues o me hago pequeño con los años, o después de viejo veo una graciosa aventura para toda la familia, una magnífica recuperación de un género tristemente perdido al que Spielberg dio su particular toque. Y yo pienso que Dustin Hoffman fue el Garfio perfecto. Y punto.

Jesucristo Superstar
Como gran amante de los musicales que soy, terminó maravillándome el score de este clásico de Norman Jewison. Pero me costó horrores entrar en su juego, en su rollito hippy.  Ahora, es de mis musicales favoritos.

Kill Bill: Volumen 1
Sí, aunque parezca mentira, detesté el primer volumen del díptico de Tarantino nada más salir del cine. No entendí cómo se podía pasar de tres maravillas como “Reservoir Dogs”, “Pulp Fiction” y “Jackie Brown” a este pastiche de cine de yakuzas, el western, venganzas de cine noir setentero y estética manga. Tuve que esperar unos meses para entender la película como un conjunto, aunque sigo considerando el volumen 2 muy superior. Por otro lado, gracias a ella entendí que el cine de Tarantino está compuesto por todos aquellos géneros, pelis y series de tv que fagocitara de pequeño, independientemente de la calidad de los referentes.


La matanza de Texas
Sí, puede parecer increíble, pero en mi niñez no era muy asiduo al terror. Tan poco que se me hizo insoportable el clásico de Tobe Hooper. Nauseabunda, horripilante, grotesca, desquiciante, asquerosa,… Lo que son las cosas, que con los años me convertí en un aficionado a las vísceras en celuloide. Y en eso, esta película es una delicatessen.

Los padres de ella
Sí, mucho éxito de taquilla, mucho respaldo de la crítica, pero yo no le encontré la valía. Sí, me reí con ella, pero no por reírme iba a catapultarla al Olimpo de las proezas cinematográficas. Había algo en ella, no sabría decir qué es, que me repelía. Después de verla varias veces y de hacerme un asiduo a la obra de un desconocido pero imprescindible de la comedia como Jay Roach, la considero un mal inevitable. Y francamente desternillante.

Piratas del Caribe: En el fin del mundo
Vale, “La maldición de la perla negra” era molona, graciosa, divertida, aunque tuviera una fotografía y una estética demasiado Disney. Su secuela, “El cofre del hombre muerto”, ya no tenía nada que ofrecer, aunque ganó en medios y disfrutó de una mejor ambientación, amén de utilizar la máxima de “cuanto más, mejor”, que hacía el conjunto repetitivo y cansino. Pero que te planten una aventura de casi tres horas donde casi todo lo que hay son diálogos, era ya el colmo. Y, lo que son las cosas, vista hoy en día queda un entretenimiento épico, aunque no apto del todo para audiencias familiares que vayan buscando acción sin límites. Una vez más, la banda sonora de Hans Zimmer me hace levantarme de la butaca. Yo me lo paso bien viéndola. ¿Soy el único?

Polar Express
Recuerdo ir a ver este film al cine porque salía de las sabias manos de un maestro, Robert Zemeckis. Lo que me encontré fue una calidad en la animación, especialmente en los rostros y expresiones de sus personajes, de lo más discutible, y la repetición hasta la saciedad del efecto montaña rusa. Varios años después, tras ponérsela repetidamente a mis sobrinos, empecé a entenderla como un imprescindible cuento familiar navideño. Si a los pequeños les fascina, por algo será. Además, tiene una de las mejores bandas sonoras de los últimos años, y un desenlace tremendamente cautivador. Eso sí, nadie le quita que Zemeckis no sea el rey en esto de la captura de movimiento.


Psicosis
¿Fue un suicidio aceptar hacer un remake tan innecesario como este? Pues sí, y así lo entendí la primera vez. Sin embargo, con el tiempo entendí la audacia de Gus Van Sant –copió plano a plano la original- y la vi como una parodia sin risas enlatadas del clásico de Hitchcock. ¿Sigue siendo innecesaria? Por supuesto, pero siempre que la veo se me esboza una sonrisa en la cara. Eso y que fuera tan osado como para hacer lo que Hitchcock no pudo por culpa de la censura: añadir mayor carga sexual y convertir a Norman Bates en un taxidermista que quería tirarse a su madre. O eso es lo que yo entendí.

Showgirls
La considerada una de las peores películas de los 90, y de la historia, y a día de hoy no entiendo el por qué. Para que llegase a verle el encanto tuvo que pasar tan sólo un año, cuando Demi Moore estrenaba “Striptease”. Eso sí que era una mala película, tanto que me obligó a ver con otros ojos la cinta de Paul Verhoeven. Y, ya se sabe, el hype era mayor en su peli, y no estuvo a la altura de las circunstancias. Pero de mala, más allá de una realización un tanto ruinosa, poco. De sexy, mucho.


Vanilla Sky
Es imposible acabar de ver esta película y no pensar en lo bien que jugó Alejandro Amenábar con el suspense y los sueños en “Abre los ojos”. Pero el tiempo acabó poniendo esta adaptación hollywoodiense con Tom Cruise en el lugar que merece, como su hermana rockera –se nota la mano de Cameron Crowe en la realización y sus ansias melómanas-, pasada de vueltas, new age y cargada de cielos de vainilla. Es tan estrafalaria, que acabas amándola. Y la banda sonora y el montaje son espectaculares. En su defensa diré que el tramo final está mejor contado que el de la peli de Amenábar.

3 comentarios:

Mara Miniver dijo...

Jeje, me ha gustado el post. Lo de Showgirls yo tampoco lo entendí mucho... Vamos, que no es tan mala –en mi opinión, claro–. Con "Abre los ojos" nunca hice yo migas y con su remake, lo mismo.

Un saludo

El Cinéfago dijo...

A mí me costó hacer migas con el remake de Abre los ojos, pero acabé amándola, y cuando se emite, la veo. Yo fui de los que echaron pestes hacia Showgirls, pero vista hoy, reconozco que no fue para tanto. Hay pelis peores.

soytutioargail dijo...

Muy bueno; el último gran héroe creo que es una de las pelis más incomprendidas que se hayan hecho y dentro de poco (si no ya lo es) se catalogará como de culto ;). IA no sabría por donde cogerla y Hook y Piratas del Caribe les tengo bastante cariño. Si realizara mi lista no faltarían las dos secuelas de Matrix donde primero exclamé !que es esto! y ahora les doy brillo a los DVD's cada día. Un saludo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...