miércoles, 28 de noviembre de 2012

LA CRÍTICA: Sinister

Contemplando el horror en Súper 8
En esencia, el cine de terror basa su atractivo en la contemplación de nuestros miedos reflejados en una pantalla de cine, no sin cierta búsqueda de la satisfacción que da sabernos a salvo de todo lo que una película pueda hacernos sufrir a lo largo de su metraje. En plena época de la sobreexplotación del género, en la que las atrocidades se suceden ante una platea en ocasiones ya insensibilizada ante lo que se les muestra, no está de más que alguien venga y ponga las cosas en su sitio, que nos muestre de qué va esa vertiente cinematográfica tan reverenciada por unos como denostada por otros.

“Sinister” nos trae de vuelta a un prometedor cineasta, Scott Derrickson, aparentemente recuperado de aquel desastre que supuso el remake de “Ultimátum a la Tierra”, que vuelve a mostrar su buen pulso como director de terror demostrado anteriormente en la reivindicable “El exorcismo de Emily Rose”. Y su regreso viene a hablar precisamente de eso, del cine de terror como arte contemplativo, como esa sucesión de imágenes a 24 fotogramas por segundo que nos aterroriza pero de la que no podemos apartar la mirada.


Como en la más clásica de las historias de Stephen King, el personaje de Ethan Hawke –el actor lleva prácticamente todo el peso de la narración y, como suele ser habitual en él, lo hace con extrema solvencia- es un escritor acabado, perseguido por la alargada sombra de un éxito de ventas del pasado, que se muda con su familia a una casa que le servirá de inspiración para su próxima novela: en ella murió asesinada una familia, y nunca se encontró a la menor de las hijas. En el desván, el protagonista encontrará una caja repleta de grabaciones en Súper 8 que contiene horribles asesinatos, a la vez que irán sucediéndose una serie de sucesos extraños a medida que avance en la investigación de las muertes.

El terror que propone “Sinister” no solamente se basa en sustos y golpes de efectos arquetípicos, que los tiene, sino en un acercamiento al mal calmado, sin prisas, que acierta enormemente en generar atmósfera y tensión –el uso de los sonidos en este sentido es encomiable-, y que mantiene al espectador pegado a la butaca para resolver el misterio al ritmo de su protagonista, a pesar de algún pasaje redundante –los terrores nocturnos del hijo, por ejemplo-. Y especialmente se fundamenta en la contemplación de esas brutales muertes que pondrán la piel de gallina tanto a Hawke como a los espectadores, en el arte como potencial portal del mal.


Viniendo de los creadores de “Insidious” y “Paranormal Activity”, dos éxitos recientes del género que han creado escuela, no podría decirse de este film que vaya a seguir sus pasos, pero tampoco es que lo pretenda. Lo que queda es una cinta siniestra, como reza su título, que tiene en sus contundentes primeros minutos y en su escalofriante tramo final –innecesariamente alargado y explícito, todo sea dicho de paso- toda una macabra declaración de intenciones. Es en su momentos más convencionales en los que pierde algo de ritmo, para recuperarlo con fuerza en los instantes en los que nos recuerda la estrecha conexión entre nuestros miedos y lo que se imprime en cada fotograma. Siniestro.


A favor: su acertada atmósfera, el uso del sonido, y su disertación sobre el cine de terror como arte contemplativo
En contra: algunos pasajes redundantes y tópicos, así como un desenlace algo explícito y alargado

Calificación: ***1/2

1 comentario:

Roy Bean dijo...

Interesante lo que comentas de arte contemplativo en el cine de terror, aun siendo un género que no suele llamarme la atención intentaré buscarla.

Saludos
Roy

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...