sábado, 13 de octubre de 2012

LA CRÍTICA: Frankenweenie

¡Tim Burton está vivo!
Hubo un tiempo en que el nombre de Tim Burton era sinónimo de identidad, de autoría. Una identidad que dio paso, a comienzos de la pasada década, allá por el estreno de “El planeta de los simios”, a una marca comercial que sacaba productos como si de una enorme cadena de montaje se tratara. Productos que, más allá del sello estético característico de su creador, carecían del alma del cineasta que nos había brindado en el pasado joyas como “Ed Wood”, “Eduardo Manostijeras” o “Sleepy Hollow”. Sí, en estos diez años, Burton ha dado buenas películas, pero todas fruto de esa maquinara hollywoodiense impersonal e innecesariamente digital para la carrera del director, que incluso cedió ante una fotografía excesivamente luminosa –cuánto daño ha hecho en este sentido la Trilogía del Anillo de Peter Jackson-.

Curiosamente, la que quizá sea su cinta más personal en este periodo haya sido “La novia cadáver”, y es en el terreno del stop motion donde hemos recuperado al mejor Burton. Porque sí, con “Frankenweenie” recuperamos un retazo enorme del autor que está tras la marioneta de los estudios, ese que tiene que sacarse algunos proyectos comerciales y a veces insustanciales para dejar contentas a las productoras y regalarnos joyas como la que nos ocupa. Si entonces era la fantástica, pero impersonal, “Charlie y la fábrica de chocolate” la que permitía a Burton ganarse la confianza de la Warner para un proyecto mucho más personal, ha sido esta vez “Alicia en el País de las Maravillas” la que ha hecho posible que Disney le costee este capricho. Y, en este sentido, bienvenidas sean todas esas cintas que sirvan para hacer caja.


Aquí no solamente recuperamos la estética tenebrosa marca de la casa, sino que asistimos a un monumental homenaje al terror clásico de la Universal y la Hammer, cameo de Vincent Price incluido. “Frankenweenie” es la adaptación al largo del corto homónimo que Burton realizara hace tres décadas, y su autoría está en el mismo tono de la propuesta. Una autoría que supone un riesgo al que debemos dar la bienvenida con los brazos bien abiertos. Es decir, un film de animación en blanco y negro, con un impecable cuadro artístico –desde la banda sonora de Danny Elfman, tremendamente acertado en esta ocasión, hasta la monocromática fotografía de Peter Sorg-, y que no es precisamente para toda la familia –de hecho, avisados están, hay pasajes de puro terror-.


Como hándicap podría destacarse que tiene numerosos altibajos, especialmente cuando sigue a rajatabla la historia del corto en que se basa, pero esto queda olvidado fácilmente con un continuo in crescendo que culmina en una monster movie colosal que se convierte en toda una delicia para los amantes del género. Es entonces cuando “Frankenweenie” se eleva por encima de otras cintas de animación del año y se hace un huequito en la historia del cine. Por eso y porque recuperamos al mejor Tim Burton en años. Podemos afirmarlo: ¡Está vivo! Aunque me temo que será por poco tiempo.


A favor: que hayamos recuperado al mejor Tim Burton en años, y el colosal momento monster movie
En contra: los momentos en los que más se parece al corto original, especialmente entre quienes ya lo conocemos de sobra

Calificación: ****

4 comentarios:

Jerry F. dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que has dicho salvo por el apunte que haces de la BSO. A mi me parecio una replica casi exacta de la que ya escuchamos en la formidable "Eduardo Manostijeras"; solo nos deleito con piezas un poco mas oscuras y originales en algunas escenas... Ese me parecio un handicap de la pelicula (junto con su comienzo; que puede hacerse un poco lentorro - aunque todo lo compensa la segunda mitad de la película). Un saludo!

El Cinéfago dijo...

Sí, se ralentiza en algunos puntos, pero en cuanto a la BSO, me quedé a escucharla en los créditos y es muy buena. Pero lo que mencionas es cierto en parte, pues Danny Elfman se repite bastantes veces, sin copiarse del todo nunca. Si revisamos su trayectoria, encontraremos partituras demasiado parecidas.

sofia martínez dijo...

Mucho se ha comentado sobre la falta de originalidad de esta película pero creo que esta nueva versión nos ofrece muchos elementos dignos de admirar y otros no tanto, desde mi punto de vista la técnica de animación es excelente así como los personajes que resultan sencillos, un tanto bizarros pero adorables sobre todo el pequeño Sparky este singular perro que cautivó al público. Es muy hermosa esta película con diversos mensajes no se pierdan sobre todo en estos tiempos de Halloween.

Lupita Belmonte dijo...

Me gusta mucho la versión de Tim Burton de Charlie y la fábrica de chocolate, la considero la mejor y es que Willy Wonka es mi personaje favorito y esta historia es muy buena y emocionante, los personajes son verdaderamente divertidos y en general toda la película es muy buena; muy recomendable por los mensajes a toda la juventud.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...