viernes, 9 de agosto de 2013

LA CRÍTICA: Pacific Rim

Orgullo otaku
Kaiju y jaeger, dos términos con los que Guillermo del Toro nos introduce en su nuevo universo, dos palabras que regirán las dos horas que dura su divertimento, que definen el espíritu y la trama de la cinta: la lucha encarnizada entre humanos y seres de otra dimensión, surgidos no de las estrellas, sino de las profundidades marinas como colosales titanes.

“Pacific Rim” es en sí misma un capricho de su director, uno carísimo en el que cada dólar invertido –y no son pocos, casi 200 millones de $ que desgraciadamente apenas se han rentabilizado en taquilla- ha sido aprovechado al máximo, una propuesta que recoge esos juguetes y series con los que todos, incluido su realizador, hemos disfrutado desde niños. En ese sentido, es la película que todo otaku estaba esperando, un sentido homenaje al mecha de toda la vida, a “Mazinger Z”, “Tetsujin 28”, “Gozdilla”, “Power Rangers” y otras muchas referencias venidas de tierras niponas. Así lo atestiguan sus grandiosos primeros minutos, puro nervio cinematográfico en el que Del Toro pone las cartas sobre la mesa y enseña una jugada que no irá más que ampliándose durante el resto del metraje.


Eso sí, sin abandonar su cine de siempre, ese sentido del humor fronterizo a caballo entre la comedia gamberra y el absurdo, esos cameos de viejos amiguetes –Santiago Segura y, especialmente, un hilarante y sobrado Ron Perlman-, esa estética única que conjuga el polvoriento cine mexicano con el cine mainstream made in Hollywood, en el que parece que el cineasta se mueve como pez en el agua regalando escenas de acción titánicas, y la ya habitual escena post créditos. Puro entretenimiento acompañado de la genial banda sonora de Ramin Djawadi y la pictórica fotografía de Guillermo Navarro, que le da al conjunto un aspecto oriental bajo luces de neón.


“Pacific Rim” es, además, y con permiso de la última aventura trekkie, el mejor blockbuster que llevamos de verano, una película nacida del amor de un hombre por un género casi siempre mal trasladado a la meca del cine, con un guión inteligente no carente de baches, unos personajes carismáticos bien desarrollados -el mejor, Idris Elba, que por fin consigue un rol a su altura en un film- y un sentido del ritmo endiablado que deja sin aliento. No es su mejor película, pero es original y divertida. Y destilla puro orgullo otaku.


A favor: prácticamente todo
En contra: su guión no es perfecto, pero se le perdona
Calificación:****1/2

2 comentarios:

Luciano Sívori dijo...

Excelente post! A mi "Pacific Rim" me encantó. Visualmente es impactante, y me asombré con cada toma, cada fotografía, cada detalle. Las escenas de acción son maravillosas porque SE ENTIENDEN (a diferencia de lo que hace Mr. Michael Bay en sus películas).
Por sobre todo, me gustó la idea de la cooperación internacional y que no sea “Estados Unidos” el único país capaz de salvarnos de una invasión.
Toda la historia es una excusa para homenajear a las clásicas películas japonesas de monstruos. Muy entretenida.

Te invito a mi propio análisis de "Pacific Rim" en mi página: http://on.fb.me/1eDPh4L

También aprovecho a invitarte a que me sigas en mi página para más novedades de cine, entre otras cosas:

https://www.facebook.com/sivoriluciano

¡Saludos!

El Cinéfago dijo...

Muchísimas gracias, compañero! Una de las mejores pelis del año, sin duda. Y no olvides que ya te sigo en Facebook desde hace mucho tiempo, que soy Gerardo Medina Pérez. Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...