domingo, 4 de agosto de 2013

LA CRÍTICA: Expediente Warren (The Conjuring)

Infestación, opresión, posesión
Una casa encantada. Un ente maligno que se resiste a dejarla. Una familia afectada por sucesos paranormales. Una pareja de cazadores de fantasmas dispuesta a ayudarla. Es un refrito ya saboreado en numerosas ocasiones por los espectadores, pero en manos de James Wan, el plato sabe a nuevo. En apenas un mes habrá estrenado la secuela de su anterior gran éxito, “Insidious”, volviendo a repetir las mismas constantes, los mismos clichés, pero seguro que con savia nueva. Pero en medio nos llega una variante del mismo menú, una propuesta que ha arrasado en taquilla, prueba indiscutible de que el realizador es ya un referente del terror actual. No es para menos, pues talento y pasión por el género no le faltan.

Wan es un habilidoso artesano, un cineasta capaz de añadir a la receta los tópicos del género, agitarlos, que no mezclarlos, y servirnos algo totalmente distinto, aunque en esencia es siempre lo mismo. Como reza la clase magistral de los Warren, el director comienza infestando nuestros sentidos con cuadros que se caen, habilidosos juegos de palmadas, susurros en la oscuridad, y una diabólica muñeca marca de la casa que puede que no se mueva, pero que con mirar a la cámara ya nos produce escalofríos. Ya lo demostró en su anterior trabajo durante su primera hora, que es un maestro susurrándonos al oído, introduciéndonos en la historia y pegándonos en la butaca con los mínimos recursos posibles. Y, sin que te des cuenta, ya has entrado en la etapa de opresión, ya se ha hecho contigo, y es capaz de cascarse cualquier cosa que su imaginación excrete, que te la vas a tragar.


Es entonces cuando comienza la tercera etapa, la posesión en sí misma. Como en “Insidious”, “The Conjuring” también se desboca hacia su tramo final, aunque aquí el tren de la bruja que constituía aquella en su media hora final se encuentra extremadamente suavizado, si bien repite su gran error de mostrar demasiado a los monstruos que se esconden en el armario. Su nueva película es mucho más clásica, está mucho mejor dirigida a todos los niveles, es puro terror setentero capaz de meter en el mismo saco “Terror en Amityville”, “El exorcista” y “Al final de la escalera”, entre otras muchas. Wan juega con el espectador de manera inteligente, no siendo complaciente con él. Hay tensión bien conseguida, no hay sustos donde lo esperas, sino donde menos te imaginas, tiene momentos realmente brillantes que merecen pasar a los anales del terror.


Aún así, no puede huir de sus propios tópicos. Todo en “The Conjuring” es un colosal tópico de género. ¿Es esto negativo? En absoluto, siempre que no se te vea el plumero. Al igual que “Saw” o la citada “Insidious”, la película contiene tópicos a mansalva, sí, pero al contrario que aquéllas no hay capacidad de sorpresa, no hay innovación ni sorpresa, y puede que sea su película mejor dirigida, pero no la que rompe los moldes precisamente. Eso ya lo ha hecho antes. La que nos ocupa es cine de terror de multisalas, hecha para un público mucho más amplio que su antecesora, no para un sector tan fan.


Y, con todo, es una buena película. Pese a estar pasada por el filtro de la comercialidad y el terror familiar, es un film de raza, hecho con nervio y pasión por el género. Todo en ella es clásico y está bien realizado, aunque en su guión se vean importantes lagunas deliberadamente dispuestas para dar pie a la franquicia –el trauma de Lorraine Warren, el papel de la muñeca en la trama-. Sus dos actrices principales, Vera Farmiga y Lily Taylor, se comen al resto del reparto, aunque la primera podría estar aún mejor aprovechada. En breve, Wan podría dar una nueva vuelta de tuerca con la esperada secuela de su anterior gran éxito, una propuesta que sí que se presta a ello. Aquí, lo que queda es esperar que en su soberbio plano final Wan tire de algún golpe de efecto. No le hace falta para estremecer, y si como espectador esperas dicho golpe, significa que definitivamente estás poseído.

A favor: Vera Farmiga y Lily Taylor; la prodigiosa dirección de Wan
En contra: que su colección de tópicos no innova, no sorprende, ciertas tramas inconclusas para dar pie a la franquicia, y que muestre tanto a sus monstruos


Calificación: ***1/2

2 comentarios:

MS dijo...

Me gustó la nota. Es interesante esta película, a mí me atrapó de principio a fin. Lleva un buen ritmo, no decae en ningún momento.

Como recomendacion, yo siempre descargo de Sdd Fanatico ya que tiene muy buenos subtítulos siempre. Espero que les sirva el dato.

Saludos!

El Cinéfago dijo...

Muchísimas gracias por todo compañero. Soy más de descarga por torrent, me va más rápido, pero queda apuntada para el futuro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...