viernes, 12 de julio de 2013

LA CRÍTICA: Gru 2, mi villano favorito

Gracias, Minions
Justo el año en que llegaba una obra capital de la animación como “Toy Story 3”, tras una época en la que nos malacostumbramos a una obra maestra pixariana tras otra, Universal sorprendió recuperando con acierto el espíritu familiar con una propuesta simpática, más enfocada en satisfacer al público infantil, pero sin tratar a grandes y pequeños como idiotas. “Gru, mi villano favorito” se convertía en la sorpresa de la temporada, una película cargada de mensajes positivos y algo conservadores que tenía su mejor baza en el slapstick de unos maravillosos personajes diminutos llamados Minions.

Para su secuela, sus creadores no se han estrujado demasiado los sesos, seguros como están de repetir el éxito de la primera. “Gru 2” copia la idea de planteamiento y desenlace de su antecesora, hasta su mala pata a la hora de dejar subtramas abiertas –el repentino amor de Dave-, y en medio cambia el mensaje de la paternidad y el amor infantil como armas contra el bien, y el hecho de que somos consecuencia de los errores de nuestros padres, por la necesidad (lógica) de una figura maternal como elemento de cohesión de toda unidad familiar. Una moraleja tan conservadora como efectiva considerando el público al que va dirigida.


Es superior a nivel técnico, pero no tiene más acción, no posee la frescura de la primera, y ya Gru y sus Minios son viejos conocidos, por lo que la capacidad de sorpresa se reduce. Y, sin embargo, el conjunto es lo suficientemente consistente como para asegurar diversión y risas para toda la familia. Todo gracias, en parte, a instantes brillantemente conseguidos –la preocupación del protagonista por el primer amor de una de sus hijas, la pelea con el pollo-, pero, especialmente, a dar mayor protagonismo a los verdaderos amos de la función, los Minions. Suyos son, otra vez, los momentos más hilarantes de toda la trama, números musicales –el momento YMCA, soberbio-, referencias cinematográficas –“La invasión de los ultracuerpos”, “La espía que me amó” y hasta un conato de “Guerra Mundial Z”- y experimentos genéticos incluidos. En sus créditos finales, además, vienen a satisfacer una demanda popular que la productora debió considerar hace ya mucho tiempo, que protagonicen su propia película.


“Gru 2”, por tanto, no busca superar a la primera, sino que se convierte en una consecuencia directa de la misma, asegurando entretenimiento y diversión de principio a fin pese a poseer una mayor cantidad de instantes muertos en su desarrollo. Pero poco importa cuando están los Minions para amenizar la velada. En todas sus versiones posibles.

A favor: los Minions, en todas sus versiones, y sus hilarantes números musicales
En contra: que Gru y sus Minions ya son viejos conocidos
Calificación: ***1/2 

10 comentarios:

Félix Redondo Casado dijo...

buena crítica

El Cinéfago dijo...

Muchísimas gracias, compañero!

Erick dijo...

Que tal, espero no incomodar a nadie con mi comentario pero yo me percate de lo siguiente. Y es que no estoy de acuerdo con el hecho de que a "Gru" como principal personaje, se le vista frecuentemente de mujer, y claro que yo como adulto puedo entender que es parte del chiste, pero ¿que pasa con los niños que consideran a Gru como un héroe?, ¿empezaran a ver como algo normal vestirse de mujer? y es que no es solo en una ocasión en la que hacen eso, o que a Edith la exponen como marimacha, y que tal la canción que cantan los Minions al final canción emblemática de la respetable comunidad gay. Bueno es mi punto de vista, CON TODO RESPETO

El Cinéfago dijo...

Hola Erick. Nadie debería sentirse incómodo cuando se muestra respeto, algo que tú has hecho. Dicho esto, omitiré lo del uso de la canción Y.M.C.A y la referencia a los Village People, pues es un homenaje que sólo entenderán los adultos y se le escapará a los niños. Entiendo que te importe este punto pues lo que te preocupa es que se lance un mensaje abiertamente estereotipado hacia los niños, en el que un hombre se puede vestir de mujer -en relación con la homosexualidad y el travestismo, intuyo que van por ahí los tiros- o en el que una mujer sea retratada como una "marimacho" como algo negativo. Iré por partes.

Primero, no considero que Edith sea una "marimacho", sencillamente es una mujer fuerte y guerrera, algo que es muy común en el cine de animación. Brave, Rompe Ralph, Monstruos contra alienígenas, Toy Story 3... todas muestran una imagen de la mujer que se ajusta a la que cumple Edith, y no lo considero negativo. Lo que sí considero negativo es el retrato de la mujer que se hacía hace más de medio siglo, con princesas buscando a su príncipe azul, dependiendo siempre del sexo opuesto (La Cenicienta, Blancanieves, La Bella Durmiente, etc.).

Segundo, lo que sí me llama más la atención y me preocupa es que la película lance justo el mensaje opuesto, el de la conservadora idea de la unidad familiar, en el que es necesaria la figura de un padre y una madre. Pero no se lo tengo en cuenta, es algo inconsciente y lógico para el público familiar, que es el que acude a las salas en masa a ver este tipo de cine.

Y por último, te quedas solamente con ese detalle de Gru vestido de mujer, pero te recuerdo que también se viste de jamaicano, o los mismos Minions están vestidos de multitud de personajes, entre ellos una mujer, un obrero, un bombero, un bebé... Igualmente, no veo nada anormal en que un hombre se vista de mujer, aunque sí entiendo que un niño puede sentirse contrariado ante esta visión porque se sale de la "normalidad" que se le ha implantado en su educación.

Pero lo dicho, se respeta tu comentario, aunque no comparta tus palabras, y no veo nada preocupante en sus supuestos mensajes subliminales, ni siquiera veo dichos mensajes. Los niños no son tontos, pero dudo que puedan ser capaces de captar determinados mensajes que sí son evidentes para la mala idea que podemos tener los adultos. ¿Eran gays Epy y Blas, o los adultos los convertimos en gays con nuestra manía de sacar todo de contexto?

Erick dijo...

Gracias por la atención, y si, muy seguramente tienes toda la razón, pero la verdad es que ya no sabe uno que onda con lo que uno consume y con que intención se presentan al publico. Te pongo como mayor referencia al creador de "Mario Bros", quien declaro abiertamente que Mario y Luigi son una pareja homosexual. GRACIAS Y SALUDOS

El Cinéfago dijo...

No, hombre, aquí ninguno de los dos tiene más razón que el otro. Simplemente somos dos personas intercambiando nuestra visión de un film. Igual sí que la intención del estudio fue soltar esos discursos subliminales que apuntas, del mismo modo que su intención pudo ser soltar los que yo enuncio. Pues yo creía que Mario y Luigi eran hermanos. Bendita ignorancia...

Erick dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Erick dijo...

jajaja ¡¡totalmente de acuerdo!! SALUDOS

miniomori dijo...

Técnicamente es de animación impecable, el mejor render informático que he visto desde Toy Story, pero voy a enfatizar un poquito algunos puntos que me gustaría hacer notar sobre la película:

1. Las 3 niñas deberían haber sido las protagonistas, no Gru.
2. Exceso de adultos en el guión
3. El señor calvo tratando de sabotear el baile de Margo con el niño posh Antonio queda un poco fuera de contexto, ridículo
4. La cena de Gru con la pija no tiene mucho sentido en la historia
5. Los minioms podrían hablar un poco más inteligible de lo que lo hacen
6. La pelirroja detective que atrae a Gru es demasiado mayor y estirada, y le roba protagonismo a la niñas, que son más importantes en la película.
7. Conclusión: Hay como una guerra de protagonismos, de egos; y a Agnes la relegan a un último plano cuando es más importante que muchos otros. Me hubiera gustado más el protagonismo entre Agnes, Edith y Margo que ver a este señor mayor llamado Gru con sus dudas con la pelirroja.

El Cinéfago dijo...

Hola miniomori. No coincido apenas con nada de lo que has dicho. Sinceramente, las tres niñas me dan más bien igual, yo quiero más Gru y, sobre todo, más Minions, que son los verdaderos amos de la función. Y que hablen más claro les restaría mucha gracia. Es esa mezcla de cine mudo, slapstick y humor absurdo, entre otras vertientes, lo que les hace adorables y desternillantes. Lo que propones constituiría acabar con su esencia. No son solamente unos monigotes amarillos monos. Hay mucha cinefilia tras ellos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...