sábado, 22 de junio de 2013

LA CRÍTICA: El hombre de acero

Superman: Año Uno
Cuando John Byrne se hizo con el control del personaje estrella de la editorial DC tenía una ardua tarea: hacer novedoso y original un superhéroe ya caduco por casi medio siglo de multiversos y poderes ilimitados que habían convertido al Hombre de Acero en una triste caricatura de sí mismo. Y su tarea era doblemente ardua, pues su cometido llegó después del exitazo del “Superman” de Donner, un clásico del género que había convertido la mitología del original de Jerry Siegel y Joe Shuster en algo tan cercano al gran público como la mitología griega o la figura de Jesucristo, y que a su vez trataba de conciliar décadas de historia del personaje en un solo metraje. Y con todo, lo consiguió con creces, revitalizando el cómic en una época en la que sus adaptaciones cinematográficas se erigirían como el peor reflejo de aquello hacia lo que había evolucionado Kal-El sobre el papel.

Bebiendo de manera bastante directa, y nada disimulada, de la obra de Byrne, “El hombre de acero” tiene el mismo objetivo, el de adaptar Superman a los tiempos que corren, intentar contar lo mismo sin que suene a ya visto. Y lo primero que se desprende de ella es que posee una irregularidad fruto de su condición de hija de varios padres. Por un lado posee esa hondura dramática y reflexiva, así como su sentido de la estructuración narrativa enfocada al gran público, de Christopher Nolan. Por otro, la labor de David S. Goyer sobre el libreto, un especialista en captar esencias pero no siempre desarrollarlas, a no ser que tenga alguien a su lado que le ate bien corto. Y por último, de Zack Snyder, un cineasta nervioso, adicto a las anatomías humanas perfectas, director que maneja la cámara como un rockero su guitarra eléctrica, y más dado a lograr un plano para el recuerdo y enérgico que a la profundidad de sus historias.


Esta película está influenciada pues por las lecciones de tres padres diferentes, como Kal-El/Clark Kent lo está de las contrapuestas enseñanzas de sus dos padres en la ficción, el terrenal y el kryptoniano. Y esto se nota mucho en la película, que se puede dividir en los dos mismos actos en los que se fragmentaba “Batman Begins”. Tras abrazar abiertamente los cimientos de la ciencia-ficción más espectacular que nos muestra Krypton como nunca antes se había hecho, asistimos al viaje de realización personal y de búsqueda de sus orígenes, a la vez que de su significado para este mundo, de nuestro protagonista. Un collage de relaciones paterno-filiales contado a base de flashbacks que pretende abarcar mucho en poco tiempo, y que en su segundo acto cobra importancia y significado, dándote cuenta de que entre tanta irregularidad en el montaje, había algo que contar, la historia de un héroe que debe descubrir el amor por la raza humana, una razón para que ésta merezca ser salvada, algo no demasiado fácil para un personaje con el corazón dividido entre dos mundos.


Y es curioso que la parte más equilibrada de la función sea precisamente la más caótica, sin entender este término como peyorativo. Zack Snyder modula su estilo por el bien de la propuesta, carga la cámara al hombro y acierta en la filmación de los pasajes más dramáticos, pero es en el segundo acto donde da rienda suelta a sus manías cinematográficas personales y nos brinda un espectáculo visual de caos y destrucción que deja la escena en Manhattan de “Los Vengadores” en pañales. Abandona su fanatismo por las cámaras lentas, pero lo cambia por el zoom digital y vuelve a hacer gala de su gusto por las anatomías de cómic clásicas, persigue al personaje en su vuelo, nos hace sentir el vértigo y los mareos, pero consiguiendo que nunca nos perdamos entre tanta acción y movimiento en una planificación de la acción repetitiva pero efectiva. En una película de un gran estudio como esta, es llamativo que se le haya dado libertad, y el resultado ha sido inmejorable.


No es perfecta, y ahí está el primer acto para atestiguarlo, un chiste final impropio de la sobriedad del conjunto o la falta de fuerza de los personajes femeninos –otra constante del cosmos nolaniano, librándose solamente la malísima Faora, un personaje más acorde a la filmografía de Snyder- frente a los masculinos –soberbios Kevin Costner, Michael Shannon y Russell Crowe, y correcto Henry Cavill, que se limita a dejarse llevar por la aparatosidad de la función-, pero su segunda mitad es todo lo estruendosa y sobrehumana que hace falta como para que al final todo encaje en su sitio. Tampoco es la obra sobre Superman definitiva. Simplemente es una adaptada a los nuevos tiempos, una que, ahora sí, puede rivalizar con el universo marvelita. Una revitalización cinematográfica necesaria y completa. Nuestro Superman: Año Uno.

A favor: la rotundidad de su prólogo y el acto final, capaz de crear solidez entre el caos
En contra: el primer acto, el más irregular
Calificación: ****

5 comentarios:

Anónimo dijo...

no me gusto la pelicula de el hombre de acero ni batman el caballero de la noche asciende lo que no me gusta de nolan y odio
el gran exito de nolan sin duda fue y sera siempre batman el caballero de la noche pero 90 por ciento de este exito mundial de nolan fue gracias a la majestuosa interpretacion de el actor fallecido heath ledger.
la maldita costumbre de nolan de hacer parecer a los superheroes de comic mas humanos, donde en batman 3 con tres de los principales archienemigos de batman, bane,thalia,gatubela nolan hace un desastre de pelicula, una pelicula completamente mediocre, y asi actua el nolan que nacio con batman 2, se propuso a seguir la formula que le funciono en un principio pero ahora es un fracaso, hacer mas humanos a los superheroes, ahora le toca el turno a superman el hombre de acero, donde nolan vuelve a cagarla, el archienemigo de superman el general zod es asesinado porque kael le parte el cuello? como si se tratase de una pelea de marines o de soldados humanos? y peor aun el resto de kryptonianos seguidores de el general zod son eliminados por el sacrificio de un soldado de el ejercito de estados unidos al activar una singularidad(agujero negro), santo cielo que pelicula mas mediocre nolan esta haciendo de los superheroes de los comics peliculas al estilo chuck norris con scfi

El Cinéfago dijo...

Hola Anónimo, muchas gracias por tu comentario. Lo primero que debo decir es que me ha costado entenderte. No sé si la falta de comas y signos de puntuación han sido la causa, o sencillamente que no tienes argumentos para refutar tus impresiones. A veces no basta con decir que una película es mediocre, sino que hay que dar razones convincentes que vayan más allá de "no me gustó". Por lo demás, tengo un par de apuntes que hacerte.

Lo primero, que se nota en tu comentario tu odio hacia Nolan, es algo bastante extendido entre muchos aficionados al cine, y lo que me pregunto es cómo te decides a ver un film en el que ha metido mano el director, si le detestas. Si ya empiezas así, el resto de tu comentario se define solo.

Lo segundo, es un error basar el éxito de The Dark Knight en Ledger solamente. Te recuerdo que antes vino Batman Begins, una gran película a la que no le hizo falta Ledger para despegar. The Dark Knight es un hito en el cine no por él, sino por una serie de circunstancias cinematográficas que hacen de ella una gran obra maestra, Ledger incluido. La principal es que Nolan utiliza el cine de superhéroes y lo reformula en un thriller de acción de gran factura, realista y posible, algo que jamás se había hecho. Y lo aprovecha para tratar temas universales y personales. Es como lo que hacía John Ford, utilizar el western como género universal para hablar de otros temas. Así que considero tu comentario desorientado y motivado por la ira hacia Nolan.

Lo tercero, que aunque el Batman de Nolan juegue al realismo, especialmente en la segunda, Superman juega en otra liga totalmente distinta. ¿En serio que has notado que intentan hacer realista a un personaje que vuela, que viene de otro planeta, etc? Es más cercana a la ciencia-ficción, y ahí la realidad ya no existe. Así que no veo que hayan intentado hacerle realista, sino humano, que es distinto. Han humanizado al personaje, han indagado en sus entrañas. No confundas intento de realismo con proceso de humanización.

Y último, lo de Zod. O se te ha olvidado o no tienes mucho conocimiento sobre el universo DC. John Byrne ya había puesto en esta tesitura en el Superman nº22 de 1988, haciendo que matara con kryptoniza a Zod, Faora y toda su compañía. Byrne dejó claro que kal-El sería capaz de cualquier cosa por un bien mayor, como bien hace en el film para evitar que Zod mate a la familia en la escena de su muerte. Es lo que tiene el universo de los comics, que se presta a reinterpretaciones y versiones. Nada está cerrado. El que Superman mate a Zod es lógico y necesario para el film. Esto no es Marvel. Ahí sí que no muere nadie, y menos de una manera tan dura.

En resumen, que te dejas llevar por tu resentimiento hacia Nolan, un resentimiento que por ahora veo injustificado. No has sido capaz de darme una sola razón de peso más allá de "me parece ridículo"

Anónimo dijo...

primeramente estos superman,s de hoy dia no son nada de lo verdadero lo primero que este ultimo superman no se pareece nada alcomic segundo el uniforme no es el verdadero creado por siegel y shuster el verdadero rostro de superman en el comics es elde curt swan 1955 y el verdadero rostro en las peliculas con los actores son:kir alyn del 50 y cristhoper revee del año 80

Anónimo dijo...

los 6 dibujantes de superman desde los años 40-45-50-60 son los unicos que han conservado la fisonomia o el rostro de superman y el mas logrado es el de curt swan y sus demas colaboradores osea los otros dibujantes de la epoca hata el año 65 o 70 y partir de alli los siguientes dibujantes son una catastrofe por que dibujan el rostro como se le da la regalada gana sin respetar su rostro verdadero chinos japoneses y americanos dibujan cualquier cosa y le ponen superman que horror

Anónimo dijo...

señores ustedes a todos los comentaristas y fanaticos de superman haganles llegar alo señores del dc comics y sus dibujantes de todos estos años que son muy buenos pero malos en dibujar el verdadero rostro de superman y ellos son los promotores de falsificar el rostro de supermn y que deben señirse alos rasgos del primer superman y que en las peliculas del cine no pongan a cuaalquier actor como ha ocurrido con esta ultima pelicula 2013 cristhoper reeve es el mejor a el imitar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...