martes, 31 de enero de 2012

La película del mes: Belle Époque

La España que pudo ser y no fue

Belle Epoque trata del deseo, de la dificultad de elegir, de por qué hay que elegir a una mujer y perderse a todas las demás. Y coloca a la amistad, al deseo, al sexo, por encima del amor .    (Fernando Trueba)
Deliciosa. Así podría calificar a “Belle Époque”, mi película española favorita antes de descubrir otras muchas joyas de los 90 como “La buena estrella” o “Tesis”, entre otras. Porque cada plano, cada frase, cada actuación y cada brote de su magistral banda sonora es delicioso, como si de un fresco de Monet se tratase, como si estuviéramos ante un humanista trabajo de Jean Renoir, como si la propia película tuviera alma, y ésta estuviera más viva que nunca en cada fotograma.


Así que deliciosa es el mejor apelativo que se me ocurre para calificar este film, al que le dedico La película del mes por otra razón mucho más obvia: queda poco para los Oscar y los Goya, y estamos ante un film que se hizo con nueve premios de la Academia española y con una estatuilla dorada de la Academia de Hollywood. Y, encima, conquistó al público de medio mundo. Casi nada.

Tres amigos en un café
Fernando Trueba
En 1990, Trueba volvía a vivir uno de los mejores momentos de su carrera profesional. “El sueño del mono loco”, aunque no había conseguido el respaldo esperado del público, era admirada por los críticos españoles, y la Academia le había obsequiado con seis premios Goya. Se encontraba en la posición idónea, también después de su fructífera carrera comercial durante los 80, para elegir el proyecto que le entusiasmase.

A partir de aquel año, tres amigos se reunirían semanalmente en un restaurante madrileño para charlar de la vida, de su día a día y, cómo no, de sus proyectos cinematográficos. Hablo de Fernando Trueba, Rafael Azcona y José Luis García Sánchez. Entre otros temas, Trueba piensa en la futura “Two Much”, pero aún le falta dar el salto definitivo a Hollywood.

Y en medio de esas comidas, de esas charlas sobre la vida, se fue gestando “Belle Époque”, la cinta que acabaría catapultando a Trueba a la Meca del Cine. Quizá la alegría de vivir que respira la película le deba mucho a ese restaurante. Con ella, los amigos hacían una apuesta segura, recurriendo a una fórmula que tan buenos resultados les dio en “El año de las luces”. Es decir, un relato sobre la amistad, el amor, la vida y el despertar sexual en plena posguerra.

Rafael Azcona, José Luis García Sánchez
y Juan Luis Galiardo
Juntos forjaron la historia, con Azcona como guionista y Trueba y García Sánchez como inspiradores de la misma. Y sobre todo el realizador, cuya biografía impregna el relato, como ya hiciera en “El año de las luces”. Trueba, en su juventud, trabó amistad con un hombre mucho mayor que él, Manolo Huete, un ser sabio, libre y tolerante que marcaría decisivamente su vida. Huete era el padre de cuatro hijas con una de las cuales, Cristina, Trueba contrajo matrimonio. “El año de las luces” se inspiraba en un episodio de la vida de Manolo Huete, cuya peripecia sirvió de base para narrar el despertar sexual y vital de un adolescente en la siniestra posguerra española. Y “Belle Époque” cuenta la historia de amistad de un joven con un hombre mayor sabio, libre y tolerante (llamados, no por casualidad, Fernando y Manolo), con una de cuyas cuatro hijas el protagonista se termina casando.




Una suma de deliciosos factores
Penélope Cruz, Miriam Díaz-Aroca, Jorge Sanz,
Maribel Verdú y Ariadna Gil
No sólo de una estupenda factura técnica y un guión insuperable vive la película. Buena parte de su éxito se debe a sus actores, que realizaron todos un trabajo espléndido. El más celebrado fue el de Fernando Fernán Gómez, en el papel de Manolo, uno de los mejores actores, directores y guionistas de la historia del cine español, al que acompaña un Jorge Sanz que pocas veces ha estado tan pletórico en un papel. Tenía por entonces 23 años, y tras aparecer como el pequeño Conan de “Conan, el bárbaro”, pasó sin pena ni gloria por el cine hasta que el mismo Trueba le escogió para “El año de las luces”, tras la cual le lloverían multitud de proyectos. Junto a él despuntaría también en “El año de las luces” una joven actriz llamada Maribel Verdú, con la que también coincidiría poco antes en “Amantes”, de Vicente Aranda.

Gabino Diego, Penélope Cruz y Maribel Verdú
No son los únicos veteranos en la película. Otros clásicos de nuestro cine, como Mary Carmen Ramírez, Agustín González y Chus Lampreave, dejarían su sello interpretativo personal en la cinta, potenciando la comicidad del conjunto. Y no sería un veterano, pero como si lo fuera. Gabino Diego disfrutaba de un gran momento a comienzos de los 90. Durante la década anterior había destacado a las órdenes de Fernán Gómez en “El viaje a ninguna parte”, de Jaime Chávarri en “Las bicicletas son para el verano” y de Carlos Saura en “¡Ay, Carmela!”, que le valió un Goya y una nominación a los Premios del Cine Europeo como actor de reparto. Desgraciadamente, su carrera posterior, salvo algunos títulos puntuales, no volvió a gozar del mismo éxito.

Ariadna Gil y Fernando Fernán Gómez
Pero en medio de tanto clásico, destacaban las jóvenes promesas. 1992 sería el año de Penélope Cruz, gracias a los éxitos de la que nos ocupa y de “Jamón, jamón”, su gran descubrimiento de cara al público, la película que la hizo acreedora del título de “niña del cine español”. Y todos sabemos cómo ha seguido su carrera posterior. No con tanto reconocimiento, pero sí de enorme calidad, ha resultado la carrera de Ariadna Gil, que ese año también confirmaría su estrellato gracias a “Amo tu cama rica”, de Emilio Martínez Lázaro, y cuya trayectoria posterior contiene títulos innumerables películas memorables, como “Los peores años de nuestra vida” o “Soldados de Salamina”. Y Miriam Díaz-Aroca, aunque resulte fresca en su interpretación, no prosiguió su carrera como sus compañeras de reparto, siendo más conocida como presentadora y actriz de televisión actualmente.

Todos juntos contribuyeron al desorbitante éxito de crítica y público que acompañó a la película durante los dos años siguientes a su estreno en España. Triunfó en medio mundo, suponiendo un descomunal éxito de taquilla en nuestro país y en Estados Unidos, gracias a su Oscar como mejor película de habla no inglesa, un galardón que Trueba celebró sobre el escenario con este ocurrente discurso.


Ganó el BAFTA en la misma categoría, y en España se haría con el premio Turia y el Sant Jordi a mejor película, con el premio de la Unión de Actores para Penélope Cruz, con cuatro premios del Festival de Peñíscola (director, guión, película y actor para Agustín González), el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos al mejor director, tres Fotogramas de Plata (actor para Jorge Sanz, actriz para Ariadna Gil, y película) y hasta una nominación al Oso de Oro en Berlín. Se hizo, además, con nueve premios Goya, entre ellos mejor película, director, guión y actor de reparto para Fernando Fernán Gómez, que ganó al también nominado Gabino Diego. Desgraciadamente, la cantidad de actrices que trabajaron en ella no podían figurar entre las nominadas, así que la cosa quedó peor repartida en ese sentido. Ariadna Gil se hizo con el de actriz, mientras Chus Lampreave hizo lo propio con el de actriz de reparto, arrebatándole el premio a Mary Carmen Ramírez. Jorge Sanz no ganó el de mejor actor, y Penélope Cruz y Maribel Verdú ni siquiera estuvieron nominadas. La primera, al menos, sí conseguiría nominación ese año como actriz por “Jamón, jamón”, perdiendo frente a Ariadna Gil. Todo un reconocimiento para una de las películas españolas más premiadas.


Una partida de campo
Al comienzo del reportaje mencionaba a Monet y Renoir. No es casualidad, pues todo “Belle Époque” desprende aroma a campiña francesa, a sueño esbozado por genio de la pintura, como si de un cuadro se tratase. Y era éste precisamente el tono que buscaba Trueba para la película. Antes de comenzar a gestar la historia, el realizador les mostró a Azcona y García Sánchez “Partie de Campagne”, de Renoir, para mostrarles el aroma que quería imprimir a la película.

Pero por encima del aspecto estético, que está plenamente conseguido gracias a los parajes encontrados en Portugal, lugar de filmación, se aprecian numerosos rasgos característicos de los trabajos del cineasta francés: el amor a la vida, la sensación de libertad, la exaltación de los sentidos o la influencia del paisaje y la naturaleza en los sentimientos. Los personajes de “Belle Époque”, como los de “Partie de Campaigne” o “La règle du jeu”, huyen de la ciudad a un ambiente más puro y salvaje, en el que, en contacto con la naturaleza, quedan abolidas ciertas normas y prejuicios, donde afloran los instintos. También son característicos los enredos amorosos como motor de la historia, y la necesidad de elegir del personaje principal, y la aproximación a la tragedia hacia el final. En la banda sonora también se respira cierto toque francés gracias al formidable trabajo de Antoine Duhamel, colaborador en diversos filmes de la nouvelle vague, que aportó música popular y tradicional francesa a la partitura cinematográfica, y con quien Trueba ya había colaborado en “El año de las luces” y “El sueño del mono loco”. Volverían a coincidir en “El embrujo de Shanghái” y la también multipremiada “La niña de tus ojos”.

Estas referencias podrían explicar el título francés de la película, pero incluso en este aspecto, Trueba fue más allá. La Belle Époque es como se conoce al período de la historia de Francia comprendido entre 1890 y 1914, que precedió a la llegada de la I Guerra Mundial. Retrospectivamente, estos años previos son en comparación mucho más bellos que los que llegarían posteriormente, con dos guerras mundiales y una crisis económica mundial como catalizadores de los miedos de toda la población mundial. Durante este periodo el placer reinaba y la alegría de vivir caracterizaba la vida cotidiana.

Así, Trueba aplica el mismo concepto al mundo en que viven los personajes, que han preferido huir del bullicio de la ciudad para refugiarse en un ambiente bucólico donde dar rienda suelta a sus pasiones, a la libertad de pensamiento, al libre albedrío. Mientras, el mismo país vive un falso estado de bienestar. La acción transcurre en los albores de la II República, y aunque la alargada sombra del crack del 29 les está tocando de lleno desde el punto de vista económico, los españoles ven un rayo de esperanza en el fin de la monarquía. Un país que se siente libre, feliz, y en el que un joven desertor del ejército es acogido por un hombre mayor liberal, padre de cuatro bellísimas chicas con las que coquetear.

Pero todos sabemos cómo acabó la historia. La comedia alegre que propone Trueba se vuelve tragedia hacia su desenlace, con el suicidio del cura y el fin de la libertad de Fernando, cuando ya ha elegido a quién quiere y se casa con ella. Pero hubo un final aún más desgarrador, el que viviría el país unos años después. La Guerra Civil, y la posterior dictadura franquista, acabaron con el sueño de la España que pudo ser y no fue, la república democrática que en la España de los años 30 no tuvo dónde asentarse y florecer, pero que existió durante un pequeño periodo. Algunos soñadores lo vivieron. Ésa fue su belle époque.

Taquilla Internacional: Tom Cruise vuelve a escalar hasta el nº1

Tras tres semanas de dominio de "Sherlock Holmes 2", "Misión: Imposible. Protocolo Fantasma" recupera el liderazgo de la taquilla internacional gracias a su potente estreno en China, donde ha debutado con 12,7M$, suponiendo poco más del 50% de las recaudación internacional del film este fin de semana. Esta cifra es cinco veces mayor a la cosechada por la tercera entrega, confirmando que JJ Abrams, Brad Bird y Tom Cruise han resucitado la saga gracias a un nuevo enfoque. A nivel mundia, la película ha superado ya al segundo film -en Estados Unidos le quedan 15M$ para lograrlo, aunque lo tiene difícil-, pero lo más llamativo es que también lo tendrá fácil para superar el mayor éxito de Cruise, "La guerra de los mundos". Ahora más que nunca podemos hablar de su resurrección de cara al público.

Cruise desplaza a Robert Downey, Jr. al segundo puesto. Su total internacional se prevé que acabe ligeramente por encima de su predecesora, especialmente cuando se estrene en Japón en marzo. Por ahora lleva en total 469M$, 55M$ que lo cosechado por la primera parte hace dos años a escala mundial.

Entre los títulos de prestigio destacan la buena acogida de "The Girl with the dragon Tattoo", con 185M$ a nivel mundial, y "The Descendants", cuyo camino por la taquilla está siendo lento pero seguro, ayudada por las nominaciones a los Oscar. En total ya lleva sumados 85M$, dato excelente para una propuesta tan pequeña.

Taquilla USA: El efecto Oscar


De la taquilla USA, lo más interesante, más allá de que Liam Neeson haya vuelto a ser número 1 con los buenos 19,6M$ de "The Grey", es analizar cómo han afectado las nominaciones a los Oscar.

Dentro del top ten encontramos en sexto puesto "Extremely Loud & Incredibly Close", que pese a colarse como mejor película en los premios de la Academia y a mantener copias, cae un 30% y acumula 21M$. La película no está gustando demasiado, y muchos se preguntan qué pinta entre las nueve nominadas. Mucho mejor le va a "The Descendants", que aumenta 1.441 salas y asciende así un 170%, con unos sólidos 56M$, que irán a más en las próximas semanas. Gusta, y su camino será largo.

El resto de títulos está fuera de las diez más vistas. "The Artist" escala posiciones y ya está en 12º lugar, sumando 235 salas, aumentando un 40% y con casi 17M$ acumulados. Un film difícil para el gran público, pero que poco a poco va ganando terreno. "Hugo", la otra gran favorita en los Oscar, resucita en la taquilla con su incremento en 315 salas y casi un 170% su recaudación, y casi 60M$ acumulados. A esto se suma el buen estreno limitado e "Albert Nobbs", 0,74M$ en 245 salas.

Pero aquí acaban las buenas noticias. El resto de cintas de los Oscar no logra aprovechar el tirón de los premios, y los descensos están presentes en la gran mayoría de ellas, especialmente por la pérdida de copias. "The Girl with the Dragon Tattoo" pierde pierde 705 salas y se aproxima a los 100M$; "War Horse" se desploma al 18º puesto por perder más de 600 copias y recauda 75M$; Tintín se mueve en esta línea y cae de forma parecida, con 74M$; "El topo" pierde también más de 400 salas y su total es de 20M$... Todas han visto cortadas sus aspiraciones por culpa de la pérdida de salas.

Entre todo esto, es interesante destacar al aumento de "Nader y Simin: Una separación", 57% y 0,87M$ en total; el de "Pina", 41% y 1M$; y el de "Un método peligroso", que pese a no figurar ya en los premios de la Academia aumenta 260 salas y con ello sube un 30% hasta los 5M$.

Fuente: boxofficemojo.com

Cartel de "Tengo ganas de ti", secuela de "3MSC"

El 22 de junio llega a las pantallas españolas la secuela de "3 metros sobre el cielo", titulada "Tengo ganas de ti", basada a su vez en la novela de Federico Moccia, todo un éxito de ventas. Promete ser el gran taquillazo del verano, especialmente tras el éxito de la primera parte. Repite reparto y director. Y una duda: Si la otra era "3MSC", ¿estamos ante "TGDT"?


lunes, 30 de enero de 2012

Mis películas favoritas de 2011

Más vale tarde que nunca. Quería darme un poco de tiempo para poder ver todas aquellas cintas pendientes de 2011, pero me ha sido imposible. Así que aquí está, mi lista personal de pelis preferidas del año pasado, con algunos puestos compartidos. A continuación, mis impresiones sobre algunos de los títulos de la lista. Y al final, los títulos pendientes, esos que me muero por ver.

1. CISNE NEGRO
2. Secuestrados
3. Drive
4. Super 8
5. The Artist
6. Nunca me abandones
7. Primos
8. El árbol de la vida/La piel que habito
9. Carnage (Un dios salvaje)/El topo/Las aventuras de Tintín: El secreto del unicornio/Midnight in Paris/Mientras duermes/Winter's Bone
10. El origen del planeta de los simios/ I saw the devil/No habrá paz para los malvados
11. 127 Horas/Sucker Punch /The Fighter/Valor de ley (True Grit)
12. Enredados /Harry Potter y las Reliquias de la Muerte (Parte 2) /No controles/Rango/Scream 4
13. Carne de neón/Carta blanca/Fast Five/Insidious/No tengas miedo/Paul/Resacón 2 ¡Ahora en Tailandia!/Thor /Un método peligroso/X-Men: Primera generación
14. Capitán América: El primer vengador/El último exorcismo/Intruders/La trampa del mal/RED
15. Cómo acabar con tu jefe/La boda de mi mejor amiga
16. El castor/Phineas y Ferb, la película/Piraña 3D /Sin identidad
17. Micmacs/Torrente 4: Lethal Crisis
18. Amigos.../Invasión a la Tierra
19. ¡Qué dilema! /Código fuente/Kung Fu Panda 2
20. Las aventuras de Sammy: Un viaje extraordinario /Rio
21. El demonio bajo la piel/I'm still here /Saw VII 3D *1/2
22. En tiempo de brujas


LA VENCEDORA
Cisne Negro
Hace una semana publicaba las favoritas de los cinéfagos que entran al blog. Y hemos coincidido. Mi peli favorita de 2011 también es lo último de Darren Aronofsky, un oscuro relato de ambición, obsesión y celos llevados al límite. La tremenda historia de Nina, bailarina profesional que debe encarar el reto de interpretar el doble papel de heroína/villana de "El lago de los cisnes", es de esas pocas a las que le concedo un sobresaliente. Un papel que irá minando su salud física y mental, empeorada por la presencia de una madre posesiva, un director exigente y una compañera que tiene lo que a ella le falta para ser el Cisne Negro de la obra. Un monumental juego de espejos y personalidades múltiples que funde realidad y ficción hasta niveles paroxísticos. Y, cómo no, ayudado por una actriz que nunca ha estado mejor, y eso es decir mucho de ella. Natalie Portman lo es todo en este filme. Se entrega en cuerpo y alma y aporta en menos de dos horas más matices que muchas actrices a lo largo de su carrera. Perfecta.



LA IGNORADA
Secuestrados
"Secuestrados" tuvo la mala suerte, o mala pata por parte de su distribuidora, de estrenarse en un fin de semana con demasiada competencia, que la relegó rápidamente al olvido. Pasó sin pena ni gloria, pero este vibrante trabajo de Miguel Ángel Vivas impacta de principio a fin. Un cruce entre la ambiciosa puesta en escena de "La habitación del pánico" -12 planos secuencia componen la cinta- y la desarmante y nada complaciente temática de secuestro de "Funny Games" -el final jode, y mucho- le han servido a este formidable trabajo la mención de mejor película española del año. Ni Almodóvar, ni Urbizu. El nombre del año es Miguel Ángel Vivas. Los Goya dirán lo que quieran -no fue nominado a nada-, pero "Secuestrados" es una de las mejores películas españolas que me he tragado en una sala de cine. Casi nada.



LA DESTERNILLANTE
Primos
Fue un éxito de crítica y público, y con razón. “Primos” posee un guión soberbio y fresco y unas interpretaciones a la altura del libreto. Daniel Sánchez-Arévalo se pasa definitivamente a la comedia –hasta ahora todo había sido drama con tintes de comedia- y nos hace reír con cada frase, con cada secuencia. Pocas veces me he reído tanto con una película. Y, cómo no, los actores geniales: Quim Gutiérrez, Raúl Arévalo, Adrían Lastra, Antonio de la Torre, Inma Cuesta, Clara Lago… El momento Backstreet Primos es impagable.



LA EMOTIVA
Nunca me abandones
Llegó tarde, pero llegó. Mark Romanek ha vuelto a firmar una joya. "Nunca me abandones" me arrancó más de una lágrima, algo que no consiguen muchas películas. Su desesperanzador relato distópico sobre una sociedad alternativa donde algunos seres humanos nacen con fecha de caducidad para ser usados como donantes me caló hondo. Por supuesto, gran parte del trabajo era de Romanek, un director que no se prodiga mucho en pantalla pero al que hay que seguir de cerca -casi diez años han pasado desde la estupenda "One Hour Photo"-, pero también a un reparto formado por Carey Mulligan, Keira Knightley y Andrew Garfield. Pasó desapercibida por nuestras salas, pero es para tenerla en cuenta. Que no la vean los sentimentales, o acabarán como yo.



LA OLVIDABLE
En tiempo de brujas
Suelo elegir muy bien lo que veo, de ahí que no haya muchos filmes con nota menor que 5 este año. Pero sin lugar a dudas, la peor es este intento de cine épico a lo Señor de los Anillos con el actor que todo lo acepta a cambio de dinero: Nicolas Cage. El intérprete suma otro fiasco más a su carrera. Y eso que la película tiene ideas interesantes, pero muy mal desarrolladas. Sencillamente horrible. Por cierto, la vi porque no tenía ganas de pensar, y porque sabía de antemano que no me iba a gustar. Alguna tenía que poner como peor del año.


LA RECUPERADA
Scream 4
O más bien, los recuperados. A pesar de que las muertes carecían de originalidad, la vuelta de Wes Craven y Kevin Williamson a la saga, y del trío protagonista, supuso un soplo de aire fresco a una franquicia que perdió el norte en la tercera entrega. Williamson y Craven rememoran con nostalgia la saga e introducen nuevas reglas -buenísima la de que ya nadie es imprescindible, ni siquiera Neve Campbell- que darán mucho juego en el futuro. Porque aquellos a los que nos convenció deseamos que haya una quinta. Por si fuera poco, lanza un sangrante mensaje subliminal sobre esa inmensa y deshumanizada red social en la que nos movemos, mucho más espeluznante que la película en sí misma.



LA FALLIDA
¡Qué dilema!
En 2009 descubrí que Ron Howard sabía hacer cine. "Ángeles y demonios" era inteligente y entretenidísima, nada que ver con la soporífera y cargante "El código Da Vinci", y "Frost vs. Nixon" ni siquiera parecía suya, sino obra de un cineasta mucho más maduro. Pero este año se me cayó con todo el equipo y volví a recordar que Ron Howard es, definitivamente Ron Howard. Sus carencias como narrador quedan patentes en este intento de comedia que, en manos de otro con más talento, como Woody Allen, habría sido una aceptable propuesta. Aburrida, sosa, mal aprovechada, fallida... Ni siquiera aprovecha su buen reparto. Al César lo que es del César.


LA REIVINDICABLE
Insidious
Seguiré diciéndolo. "Insidious" es la película más incomprendida de 2011. A pesar de su éxito, buena parte de público y crítica aplaudieron su primera hora, y echaron pestes de su tramo final. Yo justamente al contrario. La primera hora me parece demasiado arquetípica, sin nada que aportar, y su tramo final me parece el más fresco, un grand guignol donde cualquier frikada está permitida, una parada de los monstruos en forma de museo de los horrores que desprende aroma a serie B televisiva ochentera. Acojona y divierte a partes iguales. Yo me estremecí, y a la vez me lo pasé de muerte. Por eso, y por esa esquizofrénica sesión de espiritismo, merece ser la reivindicable del año.



LA NOSTÁLGICA
Super 8
Ver lo último de JJ Abrams es volver a la infancia, a los 80, al cine de Spielberg. El cineasta recupera este espíritu, y "Super 8" es de lo mejorcito del pasado año, a pesar de que dudo que sea recordada con el tiempo. Y todo pese a que da la sensación, tras verla, de que por mucho que lo intente no podrá recuperar una época que, tristemente, pasó a mejor vida. Pero ahí está, y se agradece el intento, conseguido en muchos momentos. El peso de la nostalgia es lo que tiene.



LA POLÉMICA
El árbol de la vida
No es nuevo hablar de lo último de Terrence Malick como la polémica del año. El público salía echando pestes de las salas, atraídos por sus imágenes y la presencia de Brad Pitt, mientras la crítica se rendía a sus pies. Y lo entiendo. Encajar "El árbol de la vida" es complicado. Entrar en comunión con su filosofía y su narrativa es difícil, y eso le pasa factura, pero si lo consigues te dejas llevar por la experiencia, por esa cámara que parece una ráfaga de viento entre los personajes, como si estuviera en el ambiente, por sus imágenes tan bellas y cautivadoras. Pura poesía en imágenes. El tiempo, confío en ello, la pondrá en su lugar, como un film adelantado a su tiempo, como un "2001" moderno.



LA TARDÍA
La horda
Salió directa en DVD y mal doblada, pero al menos nos llegó. "La horda" figuraba en 2010 como estreno pendiente en salas, cajón del que he tenido que rescatarla este año. Una excelente muestra de cómo se las gastan los franceses, un divertidísimo cruce entre cine policíaco y zombies. Violenta, divertida, cachonda,... ¿quién da más? Yo la recomiendo a todos los amantes del género.



LA ANIMADA
Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio
En un año en el que la crítica y la Academia se rinden ante la también recomendable, aunque no precisamente familiar, "Rango", reivindico la adaptación de Spielberg del cómic de Hergé. Nunca la captura de movimiento fue tan expresiva como para captar la esencia del original, y eso que tenía mis dudas acerca de usar la técnica para esta adaptación. El Rey Midas ha conseguido esto y mucho más: un brillante ejercicio de estilo que nos devuelve el mejor cine de aventuras, ese Indiana Jones al que tanto echamos de menos. Y, cómo no, Andy Serkis está perfecto como Haddock. Que sigan haciendo más, diga lo que diga la taquilla americana, donde no han sabido captar su enorme valor.



LA REDESCUBIERTA
X-Men: Primera generación
Cuando la vi por primera vez en pantalla grande, me dejó frío, e iba a incluirla como la sobrevalorada del año. Había grandes proezas en el trabajo de Matthew Vaughn, como la construcción de personajes y escenas que se prevén icónicas, pero a la balanza estaba desequilibrada por culpa de un guión que en ocasiones parecía estar escrito por adolescentes. Buena, entretenida, pero no la gran joya que muchos habían visto. Con un segundo visionado, la película creció, y mi opinión inicial se modificó ligeramente. Sus defectos siguen presentes, pero es mejor de lo que pensé en un principio. Errar es de humanos.



(LA) DE CULTO
Drive
Nicolas Winding Refn se ha currado una película que huele a referente cultural en cada fotograma. Intensa, elocuente pese a sus silencios, evocadora... El realizador recupera la esencia de ese cine violento y sucio de los 80, lleno de tipos duros y malos mafiosos por encima de la ley. Todo está perfecto, desde la fotografía hasta la sensacional y anacrónica banda sonora, capaz de poner los vellos de punta, pasando por un Ryan Gosling tan contenido que resulta expresivo. Un caballero oscuro en una cruzada por salvar lo que ama. Un samurái solitario sin mayor ambición que solucionar la vida de los que quiere. Una obra maestra, así de simple.



LA DELICIOSA
The Artist
Acabo con ella, con la que está en boca de todos. En un año que ha mirado al pasado más que nunca, Michel Hazanavicius realiza la mirada más arriesgada. Una película en blanco y negro, muda, que rememora al Hollywood clásico, al cambio del cine mudo al sonoro, en un discurso por el cambio tremendamente actual en la época digital y tridimensional que vivimos. Se puede hacer algo larga, y hay bastante secuencia relleno, pero tanto la dirección, como la banda sonora, como un actor tan inmenso y lleno de matices -ojo, lo suyo es difícil, expresar sin decir palabra- como Jean Dujardin, están soberbios. Pura alegría. Encima al final se marcan un número musical que marca la inevitable transición al sonoro. Muy de acuerdo con la crítica americana, que se ha rendido a sus pies.



ALGUNAS CINTAS PENDIENTES
Animal Kingdom
Beginners
Blackthorn
Contagio
Crazy, Stupid, Love.
EVA
Melancholia
Nader & Simin: Una separación
Noche de miedo
Otra tierra
También la lluvia

"Criadas y señoras", la gran triunfadora en los Premios del Sindicato de Actores

Anoche el Sindicato de Actores repartió sus galardones anuales, que suelen constituir la mejor antesala a los Oscar de interpretación. La batalla entre Jean Dujardin ("The Artist") y George Clooney ("The Descendants") se saldó con la victoria del primero, pero no así la de actriz. Las quinielas estaban entre Michelle Williams y Meryl Streep, pero finalmente ha sido Viola Davis ("Criadas y señoras") la que se ha hecho con el galardón, así como su compañera de reparto, Octavia Spencer. De esta manera, y gracias tambiién al premio a mejor reparto, el film de Tate Taylor vuelve a la carrera a los Oscar con fuerza, a pesar de que parecía que había quedado bastante olvidada. El único premio seguro fue el de Christopher Plummer ("Beginners"), que se confirma como favorito de cara a los Oscar.

Estos galardones también premian las mejores interpretaciones televisivas, que prácticamente han coincidido con los del año pasado. En este apartado, la triunfadora fue "Boardwalk Empire" en la categoría de drama, con los premios de mejor reparto y actor para el sensacional Steve Buscemi, y Jessica Lange hizo lo propio como actriz dramática por "American Horror Story". La veterana actriz suma un reconocimiento más gracias a esta serie, el único premio televisivo no repetido con respecto a la pasada edición. "Modern Family", Alec Baldwin ("30 Rock") y Betty White ("Hot in Cleveland") volvieron a subir al escenario a por su estatuilla, y Paul Giamatti ("Too big to fail") y Kate Winslet ("Mildred Pierce") han sido escogidos mejores actores en miniserie o tv movie.




















Todo en una gala sosa pero rápida, de cuya agilidad en el reparto ya podrían aprender otras ceremonias. Si serán un anticipo de los Oscar un año más o no, lo comprobaremos en un mes.

CINE
MEJOR REPARTO: Criadas y Señoras.
MEJOR ACTOR: Jean Dujardin (The Artist)
MEJOR ACTRIZ: Viola Davis (Criadas y Señoras)
MEJOR ACTOR DE REPARTO: Christopher Plummer (Beginners)
MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Octavia Spencer (Criadas y Señoras)
MEJOR TRABAJO DE ESPECIALISTAS: Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte 2.

TELEVISIÓN
MEJOR REPARTO: DRAMA: Boardwalk Empire
MEJOR ACTOR. DRAMA: Steve Buscemi (Boardwalk Empire)
MEJOR ACTRIZ. DRAMA: Jessica Lange (American Horror Story)
MEJOR REPARTO. COMEDIA: Modern Family
MEJOR ACTOR. COMEDIA: Alec Baldwin (30 Rock)
MEJOR ACTRIZ. COMEDIA: Betty White (Hot in Cleveland)
MEJOR ACTOR. TV MOVIE O MINISERIE: Paul Giamatti (Too Big To Fail)
MEJOR ACTRIZ. TV MOVIE O MINISERIE: Kate Winslet (Mildred Pierce)
MEJOR TRABAJO DE ESPECIALISTAS: Juego de Tronos

domingo, 29 de enero de 2012

LA CRÍTICA: Los Descendientes

Mirando al abismo existencial

Dos amigos con serios problemas de inmadurez que huyen, literalmente, de sus vidas durante una semana inolvidable. Un jubilado que debe afrontar su futuro sin la compañía de los suyos. Un profesor de instituto que verá su vida alterada por unas elecciones estudiantiles y por una alumna tremendamente ambiciosa. Desde sus comienzos, Alexander Payne se ha erigido como analista del ser humano llevado al borde de un precipicio existencial. Sus personajes miran a un abismo y se ven forzados a modificar su conducta de vida, a psicoanalizarse y tomar las riendas de su existencia y la de las personas que les rodean.

En “Los descendientes”, esta mirada al profundo abismo se centra en Matt King, un abogado demasiado ocupado para hacerse cargo de su familia que ahora debe lidiar con dos hijas a las que apenas conoce desde que su esposa, que no es tan buena como él pensaba, ha caído en coma. Dos vástagos que llevan a su manera el peso de la ausencia de su madre. Por si fuera poco, se encuentra en medio de una batalla legal por unas tierras que han pertenecido a su familia desde hace generaciones, y debe comunicar a toda su familia una fatal noticia: si desconectar a su esposa de los tubos que la mantienen con vida o si potenciar la distanasia alargándola innecesariamente.


Payne lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a poner a sus personajes al límite, y ha vuelto a sacarse de la manga una película brillantemente escrita y no menos mejor realizada. El director consigue que parezca fácil lo que en realidad es tremendamente complicado, combinando a la perfección comedia y drama y relatando con aparente sencillez una historia repleta de matices. En definitiva, se ha currado una de las mejores películas de la temporada de premios.


Un film que, gracias a su formidable elenco de actores, pasa de ser una cinta buena a una magistral. De George Clooney se dice con cada nuevo trabajo que es la interpretación de su carrera. Yo no llegaré a tanto, pero al actor se le nota cada vez más maduro con cada nuevo film, y su contenida interpretación –contenida cuando debe, cuando no estalla- es digna de todas las menciones posibles. Como lo son también las de sus compañeros de reparto, capitaneados por todo un descubrimiento, Shailene Woodley, todo un prodigio de chica ante la cámara, y mucho más que una actriz secundaria –roba planos incluso al protagonista-.


“Los descendientes” no llega a ser perfecta, pero más que nada por comparación con las anteriores de su realizador, y porque no me ha maravillado tanto como otras de esta carrera de premios. Aunque esto dependerá de cómo atrape a cada uno de nosotros. Pero estamos ante una excelente película altamente recomendable, que tiene en las relaciones paterno-filiales, plasmada a través de una familia que parece más un archipiélago de islas que un continente unido, en el peso de la descendencia y el legado, su leit motiv. Y, por si fuera poco, ofrece una imagen de Hawái alejada de las postales paradisíacas. Todo obra de un cineasta, y guionista, que comienza a ser imprescindible. Un crítico americano dijo que el mejor cumplido que conoce para Alexander Payne no es compararle con Billy Wilder o Jean Renoir, sino con el tipo que dirigió “Entre copas”. Dicho esto, sobran más palabras.

A favor: el guión, George Clooney, Shailene Woodley, el buen uso de Hawái más allá de las postales…
En contra: Poco, salvo que no llega a maravillar; pero esto dependerá de cómo la acoja cada uno

Valoración: ****
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...