sábado, 31 de diciembre de 2011

La película del mes: El día de la bestia

 Jodiendo el hipócrita espíritu navideño



Voy a empezar el especial de película del mes rompiendo una lanza a favor del cine español. Y es que es habitual escuchar eso de “para ser española, es buena”, frase tan típica que da pie a dos conclusiones muy importantes: que el público español no sabe apreciar su propia cinematografía, o no la conoce directamente, y que tiene muy poca memoria cinéfila. Porque ahí estaban Berlanga, Buñuel, Almodóvar, Trueba, Gómez Pereira, Martínez Lázaro,… No falta talento, pero sí quizá ayuda por parte de los que mandan.


Pero apologías políticas aparte, hay un nombre que es sinónimo de éxito en nuestro país, y muy habitualmente de calidad, esa calidad que algunos buscan en el cine español para parecerse lo máximo posible al cine extranjero, y especialmente americano. Hablamos de Álex de la Iglesia, un cineasta surgido de una generación que ha parido genios como Daniel Monzón, Alejandro Amenábar o Jaume Balagueró. Una generación preocupada por satisfacer al público en primera instancia, mucho más que en ser autocomplacientes. Y hablar del realizador vasco es hablar, inevitablemente, de la que a día de hoy sigue siendo su obra más redonda pese a haber quedado anticuada en sus medios, que no en su discurso: “El día de la bestia”.


No era la primera vez que de la Iglesia irrumpía en nuestras salas con su humor siniestro, oscuro, y a veces absurdo, en el que los marginados son los protagonistas. Ya dos años antes dio el campanazo con “Acción mutante”, producida por el clan Almodóvar, un film mucho menos cómico e indescriptiblemente más cyberpunk y macabro que el que nos ocupa. Una película no demasiado exitosa a nivel de público pero convertida en clásico de culto en la actualidad que serviría de carta de presentación para un director con un estilo personal muy característico.


Elegir “El día de la bestia” en estas fechas navideñas tan consumistas e hipócritamente felices no es casualidad. Los que la hayan visto sabrán que estamos ante una de las comedias anti-navideñas más lúcidas de la historia, un sarcástico relato sobre tres reyes magos embarcados en una misión a medio camino entre la realidad y los efectos secundarios de sustancias alucinógenas, una variación diabólica del nacimiento de Jesús que combina el mejor humor negro y disparatado con el terror y la acción. Todo en una demoníaca Nochebuena de finales del siglo XX en una urbe egoísta y oscura como Madrid redescubierta a partir de sus suburbios, el escenario cinematográfico perfecto para la llegada del Anticristo. 


Tres reyes magos contra el demonio
El padre Ángel Berriatúa, catedrático de Teología y sacerdote vasco, cree haber encontrado un mensaje oculto tras el Apocalipsis de San Juan. Según el cura, el mensaje contiene la fecha exacta del nacimiento del Anticristo, que no será otra que durante la Nochebuena, justo cuando comience el día de Navidad de 1995. Y está convencido además de que será en Madrid, cuna de una ola de violencia y delincuencia perpetrada por un grupo radical que actúa bajo el nombre de “Limpia Madrid”, encargados de barrer de las calles a inmigrantes, indigentes, homosexuales… en definitiva, a todos aquellos que no entran dentro de lo que ellos consideran el bien social. Y es que, para alguien que no ha abandonado nunca el convento, ese ambiente al que el resto de los mortales ya estamos acostumbrados puede resultarle tremendamente apocalíptico. Convencido de semejante locura, el padre Ángel viajará hasta esta Sodoma moderna dispuesto a hacer el mal, para así ganarse la confianza del maligno y poder estar presente en el nacimiento de su hijo, con el objetivo de matar al niño.


Semejante despropósito de trama –denunciada por un escritor madrileño por plagio de su novela, demanda que el autor perdió; esta historia se recoge en el documental “El lado oscuro del clan Almodóvar”- podría haber dado pie a un guión repleto de lagunas, pero de la Iglesia, junto a su inseparable y amigo de la infancia Jorge Guerricaechevarría –gran amante de las historias de género y uno de nuestros mejores guionistas, además de colaborador habitual de otro grande, Daniel Monzón-, firmaron un guión prácticamente redondo en el que no sobra ni falta nada, y el director imprimió a la cinta un ritmo frenético sin descanso que va in crescendo. No es casualidad además que el protagonista sea un sacerdote. De la Iglesia dio a su historia un carácter personal, marcado por su infancia en los Jesuítas y su paso por la Universidad de Deusto, de la que nuestro protagonista es catedrático. 


Una cantidad de aciertos convirtió a “El día de la bestia” en un éxito rotundo para el cine español, transformándola en un taquillazo (casi 5 millones de euros en taquilla solo en España, a lo que hay que sumar el éxito en países extranjeros como Italia) y en un título alabado por la crítica (sus seis Goya a director, actor revelación para Segura, dirección artística, maquillaje, sonido y efecos visuales así lo atestiguan, así como el reconocimiento en los premios Ondas y en Bruselas). Gracias al productor Andrés Vicente Gómez, el único que se atrevió a llevarla a buen puerto, el presupuesto inicial de 60 millones de pesetas (360.000 euros), financiado por el propio director, ascendió a 300 millones (1,8 millones de euros), necesarios para generar los efectos especiales punteros en aquella época aunque algo anticuados actualmente, el maquillaje de los personajes y de la bestia de la escena final, las escenas de acción rodadas en pleno Madrid de noche y en grandes decorados fabricados en estudios,…

Del primer apartado técnico, efectos especiales, se ocupó un clásico de nuestro cine, Reyes Abades, junto a Gabe Ibáñez y Rafa Solorzano, mientras que el maquillaje corrió a cargo de José Quetglás, y la fotografía fue obra de Flavio Martínez Lázaro, encargado de la costosa tarea de iluminar una ciudad en penumbras y procurar que lo rodado en estudios y en escenarios reales tuviera la misma continuidad de luz y color. Todos ellos hicieron posible ese demonio con aspecto de cabra y montado sobre plataformas, ayudado por cables, que llevaba una persona sin piernas; esa histórica secuencia con el trío protagonista colgado del cartel de Schweppes, una réplica exacta de la original de la Gran Vía, construida para la ocasión; la paliza en el pasillo entre Rosario, madre de Jose María, y nuestro protagonista; o la persecución por Preciados en plena Nochebuena, con el sacrificio posterior de los tres reyes magos. Y esto solo por mencionar unas pocas.


Pero el gran acierto de este film son su guión y sus personajes, caracterizados por un plantel de actores que no podían estar más perfectos en sus interpretaciones. Álex Angulo, Santiago Segura y Armando de Razza componen esos tres reyes magos obsesionados por matar al hijo del diablo. Al Quijote del grupo, Angulo, ya lo conocía de la Iglesia. Fue protagonista de su exitoso corto “Mirindas asesinas” en 1991, y fue uno de los mutantes de su debut en el largo. Un actor secundario de nuestro cine para el que este sería su primer papel protagonista, y el gran salto a la fama. Como también supuso el trampolín al estrellato del formidable Jose María de Santiago Segura, un heavy adicto a los tripis que confiará ciegamente desde el principio en el padre Ángel por ser, como dice él, “satánico, y de Carabanchel”. Tampoco era la primera colaboración entre Segura y el director, pues también estuvo en su debut y años antes se conocieron en el festival de cine de Valencia y más tarde trabajaron como historietistas en “La Comictiva”, dirigida y fundada por Torbe. El dúo de Sancho Panzas lo completa el italiano Armando de Razza, cantante y actor italiano muy conocido en su país para el cual ésta era su segunda incursión en el cine español tras la alabada “¡Ay, Carmela!”. Interpreta al escéptico profesor Cavan, un farsante que usa el ocultismo y la parapsicología para ganar dinero por televisión, teniendo contenidos en su programa que ni él mismo cree. Precisamente por salir en la tele, el padre Ángel se fijará en él para secuestrarle y pedirle ayuda. 


El resto del reparto lo conforman: Terele Pávez como Rosario, la madre de Jose María y dueña del hostal en que se hospeda el padre Berriatúa, una mujer de firmes creencias de derechas a la que la veterana actriz, recuperada por de la Iglesia y desde entonces habitual en algunos de sus trabajos, imprimió su temple y enorme presencia en pantalla; Nathalie Seseña, reputadísima secundaria de los 90 que interpreta a Mina, empleada en el hostal de Rosario y la virgen cuya sangre pretende extraer el padre Berriatúa para el rito de convocar al demonio, en una clara referencia al “Drácula de Stoker”; y Maria Grazia Cucinotta, actriz italiana que da vida a la exuberante y malograda novia de Cavan y que un año antes triunfara con “El cartero (y Pablo Neruda)”. Además, realizan cameos otros actores que más adelante alcanzarían la fama como Antonio de la Torre, el fallecido Paco Maestre, Enrique Villén, Antonio Dechent, Jaime Blanch, el gran Wyoming, Manuel Tallafé, Juan y Medio, Jimmy Barnatán o Saturnino García, que abre la película junto a Álex Angulo y que ya había trabajado con él en “Mirindas asesinas”. Muchos de ellos repetirían posteriormente con de la Iglesia.


Y, cómo no, la música de Def Con Dos, que ya pusieran banda sonora a “Acción Mutante”, y que actúan en el film encarnando al ficticio grupo Satánica. Porque la otra gran protagonista de “El día de la bestia” es la banda sonora, una diabólica selección de temas musicales, algunos expresamente compuestos para la ocasión, interpretados por grupos como Soziedad Alkoholica, Extremoduro (con Albert Pla), Eskorbuto, Sugar Ray o Siniestro Total, entre otros. Una muy recomendable banda sonora que resultó todo un éxito de ventas debido al boom que supuso la película.

El mal a la vuelta de la esquina
Su banda sonora contiene temas musicales que van desde los anti-navideños a los anti-religiosos, a los satánicos, yendo de la mano con el propio espíritu de la película. Porque en “El día de la bestia” se hace una crítica cargada de cinismo a la sociedad del consumo, a la hipocresía típica de las fechas navideñas, a las doctrinas de la iglesia católica, y se suceden continuamente los mensajes subliminales apocalípticos.


Las familias, como bien explica públicamente en televisión el profesor Cavan, celebran felices la Navidad mientras fuera, en los suburbios de Madrid, ha comenzado el reino del Anticristo. Cegados por los valores que transmite la televisión, la población vive ajena a lo que ocurre fuera, inconscientes de que el mal habita a la vuelta de la esquina.


Este contraste de valores está presente a lo largo de todo el metraje. Una de las secuencias más icónicas se produce cuando el profesor Cavan entra en un 24 horas llevado por inmigrantes del que acaban de salir cuatro hombres muy bien vestidos con palos en las manos. Por el camino hacia la nevera del establecimiento, Cavan se encuentra con varios cadáveres, y actúa como si nada. Coge lo que quiere y deja el dinero en el mostrador. Un ejemplo de esa sociedad cegada y deshumanizada a la que quiere criticar el bilbaíno. 


La iglesia o la propia sociedad no son los únicos objetivos del director. El mismo grupo “Limpia Madrid” supone una crítica al mal cotidiano, y de la Iglesia se permite jugar con el espectador invirtiendo los estereotipos habituales. Desde el principio somos testigos de cómo una familia gitana intenta ganarse la vida en la calle haciendo bailar a una cabra, símbolo satánico por excelencia en la película, sobre una butaca. Posteriormente vemos signos satánicos en los sectores más marginales de la ciudad. Y más adelante se nos asegura que el Anticristo imitará el nacimiento de Jesucristo, ocurriendo discretamente y no de manera pública como muchos creen. Desde ese momento asociamos lo diabólico con lo marginal. 

Cuando el padre Berriatúa encuentra la marca del diablo en forma de Torres Kio, entiende que ahí será el alumbramiento. Este pensamiento se ve reforzado por la presencia de una estrella entre ambos edificios, una representación demoníaca del mismísimo portal de Belén. En su interior se oye al bebé de la familia gitana del comienzo, y automáticamente, tras tantas pistas intencionalmente erróneas, el grupo “Limpia Madrid” irrumpe y mata a la familia gitana y agrede a los protagonistas. El propio grupo fascista es la encarnación del demonio, y el mismo cura ve en uno de ellos al diablo, si bien no queda claro si es fruto de su propia paranoia o de la realidad. Sea como fuere, la maldad tiene la forma de personas adineradas, de clase social alta, transmitiendo así el film una sensación de falsa seguridad. El mal habita en cualquier sitio, y de la Iglesia ha jugado con nuestros estereotipos preconcebidos (fealdad, pobreza…) y los ha subvertido para asestar un duro golpe contra los estratos sociales más favorecidos. El padre Berriatúa buscaba en el sitio equivocado, y ahora entiende que en lo cercano, en lo cotidiano, se encuentra el verdadero diablo. 



Esta combinación de humor macabro y cínica sátira sobre la sociedad de consumo, sobre la pobreza del alma humana más cercana, sobre la manipulación de los medios o la posición hegemónica y dictatorial, casi alienante, de la religión católica, sería explotada posteriormente por el director en títulos como “Crimen Ferpecto”, “Muertos de risa”, “La comunidad” o la reciente “Balada triste de trompeta”, entre otras. Alcanzó tanto la cumbre con este trabajo que constantemente se comparan sus películas con esta, algo realmente injusto en la carrera de uno de nuestros mejores y más imaginativos realizadores.



La última escena nos muestra una nueva inversión entre lo marginal y el centro de la sociedad. Ángel y Cavan aparecen como vagabundos en el Retiro. El clérigo parece haber perdido la fe. Sin embargo, Cavan, que antes fue un predicador farsante, se ha convertido en un creyente convencido y orgulloso de haber salvado al mundo. Aquí es donde el cineasta deja un final visual que dice más que las palabras: mientras ambos se alejan por el parque, la cámara se eleva para mostrar a los desgraciados protagonistas caminando bajo la mirada del monumento al Ángel Caído del Parque de Retiro: la figura del demonio sigue presente y por encima de ellos, pero lo más curioso es que está en el centro de Madrid. No en los márgenes sociales, sino en el corazón de la sociedad de finales del siglo XX. Y de la actual. Felices fiestas y feliz año nuevo.

Como regalo de reyes adelantado, ahí va el making off realizado por Canal+ en 1995. Con una calidad pobre, pero menos da una piedra.

viernes, 30 de diciembre de 2011

"Shevernatze", un milagro independiente hecho realidad

Los que habitualmente siguen este blog se habrán dado cuenta que no somos dados a realizar publicidad, especialmente porque esto no es ningún escaparate comercial. De vez en cuando se ponen en contacto conmigo profesionales que quieren sacar adelante sus proyectos, pero no a todos se les hace el favor de realizarles una promoción. Pero hay otros cineastas que sí merecen un hueco.

El director Pablo Palazón y el productor Hugo Serra lo merecen, y con creces. Han demostrado que con tesón y empeño se puede obrar un milagro, y sacar adelante una idea sin el apoyo de esa "industria" -o gobierno, como prefieran- española que se jacta de apoyar al cine español, pero que se dejan atrás una buena cantidad de largometrajes independientes que deben finalmente buscarse la vida para ver la luz.

¿Qué hace especial a "Shevernatze. Una epopeya marcha atrás"? Pues precisamente su carácter independiente. Ha costado 250.000 euros, reunidos entre sus responsables, y su campaña de marketing no va más allá de los 3000 euros.  Realizada en 2007, tuvo un estreno limitado en 2009, empezando en Madrid, con tan sólo 3 copias al final de su pequeña gira por 5 cines. Pero ha sido en las redes sociales donde ha disfrutado de una segunda vida, gracias a Facebook y Twitter y al boca a boca, que es como se promociona el film hoy en día. Dos años después de su "estreno", la película se encuentra disponible desde este mes en DVD a través de la FNAC, o bien pidiéndolo en AE DISTRO y se puede ver online en Filmotech y Cineclick. Cuenta además con una fantástica web oficial con información completa y adicional sobre el proceso de creación.


Pero "Shevernatze. Una epopeya marcha atrás", no es solamente una producción totalmente independiente, sino que tiene una trama detrás de lo más surrealista y absurda, y aún así francamente interesante. Rodada en vídeo digital, cuenta en clave de road movie la historia de Jonás, un profesor de autoescuela que decide viajar marcha atrás de Madrid a Ávila, con la intención de batir un récord Guinness y recuperar a su ex-novia. Por el camino se irá cruzando con un variopinto grupo de personajes compuesto, entre otros, por un pirómano y un anciano muy particular.


Co-escrita junto a Carlos Yuste, la película se beneficia de un casting de altura, que aceptó participar en ella tras leer el guión y sin cobrar un duro. Jesús Noguero ("La voz dormida", "Amar en tiempos revueltos"), Melanie Olivares ("Aída") y el gran Saturnino García ("Justino, un asesino de la tercera edad") conforman el triángulo principal de esta peculiar comedia de carretera que recuerda mucho al cine de Kusturica. Les acompañan en este viaje otros rostros conocidos de la pequeña y la gran pantalla como Eduardo Gómez ("Aquí no hay quien viva", "La que se avecina"), Roberto Álamo ("La piel que habito", "Días de fútbol") o Txema Blasco ("Vacas", "Tierra").


"Shevernatze" ha tenido, pese a los problemas de distribución y producción, una gran acogida en festivales. En 2007 hacía su entrada triunfal en el Festival de Cine de Málaga, en la sección Zonazine, ganando el premio "Alma" al mejor guión original. Ese mismo año, era elegida mejor película en el Festival Europeo "Vinos de Castilla La Mancha" en Ciudad Real y también el Premio del Público en el Festival Internacional de Cine Digital de Chile. En 2008, Jesús Noguero se alzaba con el premio de mejor actor en el Festival Internacional de Cine de Peñíscola, y participó en la sección oficial del Festival de Cine de Zaragoza (FCZ). Además, estuvo presente en el Bianco Film Festival, en Italia.


En los créditos finales puede leerse un mensaje: "si te ha gustado la película comentáselo a todo el mundo, pero rápido; porque si al día siguiente va poca gente quitan la película del cine". Y es que no hay mejor manera de difundirla que mediante el boca a boca. En este blog se aporta un granito de arena con esta entrada especial, el tráiler y un formidable making of que describe el camino emprendido para gestar este milagro de nuestro cine, con la esperanza de que llegue a más gente.

Tráiler Oficial

Making off "Shevernatze: Un milagro bastante probable"
UN MILAGRO BASTANTE PROBABLE ("cómo se consiguió SHEVERNATZE") from Hugo Serra on Vimeo.


jueves, 29 de diciembre de 2011

Cartel oficial de la 84ª edición de los Oscar


Queda menos de un mes para conocer las nominaciones a los Oscar 2012, y la Academia ha hecho público el cartel oficial de la 84ª entrega de premios. Un cartel que fácilmente podría ser superado por cualquier aficionado con nociones básicas de Photoshop, y que está protagonizado por ocho filmes galardonados con la dorada estatuilla -salvo "Gigante", que sí ganó el de director para George Stevens-, a uno por década: “Lo que el viento se llevó” (1939), “Casablanca” (1943), “Gigante” (1956), “Sonrisas y lágrimas” (1965), “El padrino” (1972), “Paseando a Miss Daisy” (1989), “Forrest Gump” (1994) y “Gladiator” (2000). Life. Camera. Action.


miércoles, 28 de diciembre de 2011

El corto cinéfago: "Te lo mereces"


Hoy es día de las inocentadas. Mientras unos prefieren colgar noticias falsas, como que Nicolas Cage estrenará 23 películas en 2012, yo prefiero celebrar este día con un cortometraje que, en sí mismo, habla de una monumental broma de mal gusto. Y todo porque no se me dan bien las inocentadas.

"Te lo mereces" fue dirigido y escrito por Felipe J. Luna en 1996. Cortometrajista, realizador de videoclips, spots de tv, publicidad, documentales... saltó al largo en 2007 con "No digas nada", y ha escrito la serie "Sexo en Chueca" y creado "Con pelos en la lengua", exitosa comedia realizada exclusivamente para Internet cuyos derechos compró telecinco.es tras superar el millón y medio de descargas.

¿Por qué encaja tan bien "Te lo mereces" en un día como este? Pues porque el desafortunado protagonista de la historia -un catatónico, y no es para menos, Carlos Iglesias- está a punto de descubrir en un programa de televisión que toda su vida ha sido un montaje. Sus padres, amigos, parejas, hijos... todos son actores contratados para retratar su vida en directo, seguida desde el momento en que nació. Su trabajo no es real, su título universitario mucho menos y, lo que es peor, a nadie parece importarle. Al fin y al cabo, lo que prima es batir récords de audiencia.

La trama puede que nos suene a todos. Y es que este sensacional trabajo salió dos años antes de esa obra maestra que es "El show de Truman", con la cual guarda más de un punto en común. Al menos en su historia, ya que el tono del corto de Jiménez Luna es muy distinto del del film de Peter Weir. Aquí impera el humor negro, casi absurdo en algunas ocasiones, y extremadamente cruel. Eso sí, el mensaje es el mismo. 

Como curiosidad, el presentador del programa no es otro que nuestro Bruce Willis gutural, Ramón Langa, que lanza una advertencia amenazadora: “Usted puede ser el próximo”. Y sí, la vista no les engaña, la que abre el cortometraje es Yola Berrocal. Pura carroña televisiva en una sátira sobre el mundo de la televisión. Paradójico. ¡Feliz Día de los Inocentes!

Los críticos de Austin sorprenden y dan como vencedora a "Hugo"


Sorprendentes los premios de la Asociación de Críticos de Austin. “Hugo” gana su primer premio de la crítica, liderando un top ten de lo más peculiar, en el cual, para sorpresa de todos, figuran filmes como “Attack the block” –esta consigue además más de un premio- o “13 assassins”. Pero ahí no queda la cosa. Nicolas Winding Refn gana como director, Michael Shannon y Tilda Swinton como actores y Albert Brooks y Jessica Chastain como secundarios, estos últimos probablemente los más previsibles. Chastain, además, recibe el premio a mejor actriz revelación. Pero ni rastro de “The Descendants”, Almodóvar, “The Artist” o “Nader y Simin: Una separación”. Hasta Woody Allen recibe lo suyo, y Hossein Amini gana el primer premio como guionista por “Drive”. Ojalá todos los premios fueran así.






MEJOR PELÍCULA: Hugo
TOP 10:
1. Hugo
2. Drive
3. Take Shelter
4. Midnight in Paris
5. Attack the Block
6. The Artist
7.Martha Marcy May Marlene
8. I Saw the Devil
9. 13 Assassins
10. Melancholia.

MEJOR DIRECTOR: Nicolas Winding Refn (Drive)
MEJOR ACTOR: Michael Shannon (Take Shelter)
MEJOR ACTRIZ: Tilda Swinton (We Need to Talk About Kevin)
MEJOR ACTOR DE REPARTO: Albert Brooks (Drive)
MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Jessica Chastain (Take Shelter)
ARTISTA REVELACIÓN: Jessica Chastain
MEJOR GUIÓN ORIGINAL: Woody Allen (Midnight in Paris)
MEJOR GUIÓN ADAPTADO: Hossein Amini (Drive)
MEJOR FOTOGRAFÍA: Emmanuel Lubezki (The Tree of Life)
MEJOR BANDA SONORA: Steven Price (Attack the Block)
MEJOR PELÍCULA EXTRANJERA: I Saw the Devil (Corea del Sur)
MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN: Rango
MEJOR PELÍCULA DOCUMENTAL: Senna
ARTISTA REVELACIÓN: Jessica Chastain
MEJOR ÓPERA PRIMA: Attack the Block
AUSTIN FILM AWARD: Take Shelter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...